Extender la exclusividad a todos los médicos costará nueve millones anuales a Osakidetza

El Servicio de Salud admite que debe retener a los facultativos mediante la retribución

¿Pagar el complemento de exclusividad a todos los médicos, aunque compatibilicen el trabajo en la red pública con la privada, desvirtúa su fundamento original, el de la dedicación íntegra a Osakidetza? Después de muchos años reivindicando la extensión del complemento a todos, el Sindicato Médito de Euskadi (SME) ha arrancado a Osakidetza esa concesión. Hasta ahora, no lo cobraban el 18% de los facultativos de la red pública que trabajaban por las tardes en su consulta o en clínicas privada. Extenderlo a este colectivo le costará a Osakidetza alrededor de nueve millones de euros al año.

Esta cantidad sale de multiplicar los 860 médicos que no recibían la exclusividad por los 10.314,39 euros anuales que supone el complemento. A partir de ahora, se va a extender el cobro a la totalidad de facultativos, lo que implica una nueva regulación del actual complemento y también otra denominación: complemento de productividad fijo. Adiós a la exclusividad. Esta cantidad se cobrará a lo largo de tres años, a razón de un tercio cada uno de ellos a partir de este año 2007, que percibirán un tercio de la misma; el año 2008, un 66%, y el 2009 la cuantía total.

El conflicto abierto con el Sindicato Médico, que llevó incluso a la convocatoria de una huelga general del colectivo, ha llevado a Osakidetza a tener que negociar varios aspectos, entre ellos el de la exclusividad, y cerrar un acuerdo firmado oficialmente el pasado viernes. Esta reivindicación iba en la batería de reclamaciones del SME, encabezada por la reforma del modelo de carrera profesional, el aumento de la plantilla y una mejor retribución de las guardias hospitalarias.

Osakidetza siempre había rechazado el pago de la exclusividad a todos los médicos con el argumento de que este complemento trata de recompensar, obviamente, la dedicación íntegra a la red pública.

Falta de personal

Sin embargo, las circunstancias han cambiado. En una coyuntura en la que empiezan a escasear los médicos, sobre todo en especialidades como la pediatría o la traumatología, Osakidetza busca y rebusca fórmulas que hagan más atractiva la sanidad pública. El director de Recursos Humanos del Servicio Vasco de Salud, José Andrés Blasco, recalca que la actual situación del mercado de trabajo de profesionales médicos es muy diferente de la de hace varios años, en la que se ha pasado de gestionar la abundancia de personal a administrar la carestía. "El sistema público debe incentivar la fidelización mediante aspectos tales como la calidad, la dotación de medios materiales y la retribución. La escasez de recursos humanos obliga en estos momentos a no poder excluir, a no poder prescindir de ningún profesional".

Es por este motivo por el que Osakidetza, apunta Blasco, ha adoptado la medida de "extender la exclusividad", y resalta que una disposición similar se ha hecho común en los sistemas públicos de salud de otras comunidades autónomas. La falta de especialistas ha sido una cuestión ampliamente debatida en los últimos meses en el Parlamento vasco. Sanidad apunta que aún no se ha encendido la luz roja, pero admite problemas en siete especialidades.

El secretario general del Sindicato Médico y presidente del Colegio de Médicos de Álava, Kepa Urigoitia, recuerda el origen del complemento de exclusividad en España hace 15 años y afirma que el proceso de su creación fue "una subida de sueldo encubierta". "El Gobierno central trató de acabar con una de las mayores huelgas que se vivió en el sector y terminó instaurando lo de la exclusividad, que en el fondo era una subida de salario sin más".

Sostiene, sin embargo, que la implantación del nuevo complemento generó "un agravio comparativo" entre el conjunto de médicos. Urigoitia no ve justificado que Osakidetza pague más a un médico que se dedica en exclusiva a actividad en la sanidad pública que a otro que, fuera de su horario, trabaja también en su consulta particular o en una clínica privada. "Al mismo trabajo, mismo salario. Esa es la máxima, pero con la exclusividad se rompió. Dos médicos trabajan las mismas horas, con la misma dedicación y esfuerzo y, sin embargo, uno cobra más que otro. Era una situación inexplicable", señala el secretario general del SME.

Con el paso dado, Euskadi se suma a las comunidades de Asturias, Cantabria, Cataluña, Extremadura y Galicia, que con anterioridad ya habían generalizado la exclusividad entre todos los facultativos. El resto de comunidades también va en esa línea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 28 de julio de 2007.