Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los países de la UE, a favor de aplazar la retirada de tierras de cereal

La mayoría de países de la UE apoyó ayer interrumpir un año la obligación que tienen los productores de cereal de retirar una parte de sus tierras de cultivo y paliar así la subida actual de precios por la falta de oferta, informó la ministra española de Agricultura, Elena Espinosa.

Los ministros respaldaron la propuesta que la comisaria europea Mariann Fischer Boel anunció con el fin de situar "a cero" la retirada obligatoria de tierras, que actualmente afecta a un 10% del área de cultivo de cereal de un productor.

Fischer Boel ofreció la interrupción de esa obligatoriedad durante un año, es decir, para las siembras de otoño en 2007 y en la primavera de 2008, con el objetivo de contribuir a que aumenten las existencias de cereal, pues ahora escasean por las malas cosechas y por la demanda de materia prima para biocarburantes.

Antes, los países vinícolas de la UE habían acogido con posturas dispares la reforma del vino propuesta por Bruselas, con el rechazo frontal de Francia, Alemania y los centroeuropeos, mientras que los del sur, como España, pidieron mejoras y plazos transitorios con una actitud más abierta.

Los ministros de Agricultura de los Veintisiete empezaron ayer la negociación para la reforma de la Organización Común de Mercado (OCM) del vino, sobre un proyecto que prevé el arranque voluntario de viñas y un cambio en el reparto de las ayudas al sector vitivinícola europeo. La propuesta de la comisaria de Agricultura prevé medidas para fomentar el arranque voluntario de 200.000 hectáreas de vid (6% de la superficie de este cultivo en la UE) en cinco años.

Bruselas pretende mantener el presupuesto (1.300 millones de euros anuales) para la OCM, pero quiere cambiar la forma de distribuirlo y suprimir de inmediato ayudas actuales. La comisaria señaló que el objetivo es lograr un sector del vino más competitivo.

La ministra de Agricultura española, Elena Espinosa, solicitó períodos transitorios antes de que acaben las ayudas al mosto o las que van a la destilación de alcohol utilizado en el brandy, con el fin de que las industrias tengan tiempo de adaptarse "sin traumas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 2007