Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Zombies londinenses con sello español

"Me fascinan las historias de supervivientes", dice Juan Carlos Fresnadillo, director de '28 semanas después'

Es una contradicción que suele darse en las islas: la obsesión por la familia frente al más profundo desarriago. Juan Carlos Fresnadillo (Santa Cruz de Tenerife, 1967) reconoce ambos síntomas en su carácter, en su cine y en su nueva película, 28 semanas después. Una historia de zombies situada en un Londres futurista, pero con un extraño tono intimista. Su ópera prima, Intacto (2001), dejaba ver el universo inquietante y oscuro de un cineasta de instinto apátrida. La búsqueda de un mundo propio que continúa en 28 semanas después, que se estrena el próximo viernes en España.

MÁS INFORMACIÓN

Rodada en la capital inglesa, la película es un thriller de terror, una película de muertos vivientes de nueva generación, hombres y mujeres infectados por una rabia mortal que arrasa la ciudad del Támesis. "Me obsesionan las historias de supervivencia", dice Fresnadillo. Un padre enfermo (Robert Carlyle) capaz de devorar a sus hijos para salvarse: "Nada extraño", apunta el director. "El 90% de los hombres haría lo mismo, es ley de vida. Sólo los seres excepcionales son capaces de actos heroicos".

Secuela de 28 días después, de Danny Boyle, 28 semanas después es, como tantas cosas, una suma de intenciones y casualidades. Una productora inglesa (DNA) en busca de nuevos talentos y un productor español, Enrique López-Lavinge, con las antenas puestas en algún proyecto fuera de España. "Intacto es una gran película de género, y la acogida de la crítica fue muy buena, pero eso no se correspondió con el éxito comercial que esperábamos", explica López-Lavinge (Madrid, 1967). "Durante cuatro años estuvimos trabajando en diferentes proyectos, todos de género porque ése es el cine que le interesa a Fresnadillo, hasta que decidimos fijarnos en lo que se hacía fuera de España para ver qué tipo de proyectos nos podían interesar. Así descubrimos 28 días después".

Las casualidades: que la productora española Teresa Moneo (amiga de López-Lavinge) trabajaba entonces en la empresa de Danny Boyle y que el cineasta británico, a la caza de una mirada "fresca" para el remake de su película, acababa de ver Intacto. "Frente a lo que se dice, esta película es lo contrario a un encargo, nosotros fuimos a por ella", añade López-Lavinge.

Productor creativo

Fresnadillo define el trabajo de su productor, coguionista y director de la segunda unidad como el de un productor creativo. "Una figura que en España, salvo Elías Querejeta, apenas existe y que en el mundo anglosajón es muy frecuente porque entienden que el cine es un trabajo de equipo". La continuidad del tándem está, de momento, asegurada aunque ninguno de los dos confirma los rumores sobre una película en Hollywood.

La alfombra roja no impresiona al director canario. En 1997, estuvo nominado a un Oscar por su cortometraje Esposados y aquella experiencia le enseñó la cara y la cruz del sistema: "Durante un mes no paré de hacer entrevistas, la presión era enorme y yo estaba aterrado. Pero lo más aterrador fue el día después a los Oscar y el silencio brutal que había en mi habitación. No hubo una sola llamada. Aquello fue una gran lección. Bienvenido al showbusiness, pensé".

A Fresnadillo le gusta creer en las historias deterministas. Y por eso vuelve a hablar de Canarias, de su infancia y de su familia. Lleva más de 20 años fuera, un desarriago que, según él, explica mejor que nada su identidad: "Hay dos tipos de canarios, los que se agarran a la isla y nunca salen de allí y los que nos vamos y ya no volvemos. Ese desapego es algo muy canario; en mi caso, además, se vio muy condicionado por la muerte de mi padre, cuando yo tenía 17 años. Es curioso, pero probablemente si él no hubiese muerto yo no estaría hoy aquí, seguramente sería abogado, que es lo que él esperaba".

Fresnadillo dice que necesita viajar y enfrentarse a todos sus miedos. Recuerda entonces cómo su relación con el terror se remonta a los recuerdos de los dos accidentes de avión que en el año 1977 dejaron en la isla de Tenerife una estela infernal.

"En Los Rodeos, donde chocó el jumbo de KLM con el de Pan American, murieron más de 500 personas. Durante meses las imágenes del accidente nos perseguían a todos. Yo era un niño y era imposible escapar de aquello. Pero lo más increíble fue que unos meses después íbamos en coche con mi madre y pasamos por el monte de la Esperanza, donde hacía unos días había caído otro avión. Vimos a un grupo de gente que se adentraba en el bosque y mi madre, que como buena palmera es inconsciente, excesiva y apasionada, decidió seguirlos. Llegamos al sitio donde estaban todos los restos esparcidos y a un montón de gente que rebuscaba entre los escombros por morbo o la esperanza de encontrar algo valioso, yo qué sé. Un hombre con un palo en la mano nos llamó, movió un trozo de fuselaje hasta que dejó al aire un pequeño pie calcinado. Era una imagen atroz pero yo no sentí nada de miedo".

EL NÚMERO 13

- 28 semanas después se estrena el viernes en España con 313 copias. "El 13 es mi número favorito", dice Fresnadillo.

- En EE UU, el filme lleva recaudados más de 22 millones de euros. Ocupó el segundo puesto, detrás de Spiderman III.

- En el Reino Unido, la taquilla llega a casi 7,5 millones de euros.

- La película ha costado 18,5 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de junio de 2007

Más información