Entrevista:ROSA GORROTXATEGI | Médico anestesista del Hospital Bidasoa | Crisis en el sistema sanitario

"La huelga es para defender la calidad asistencial"

Rosa Gorrotxategi lleva trabajando 17 años como médico anestesista y todos ellos en el Hospital Bidasoa, en Irún. "Prácticamente yo abrí los quirófanos de este centro", dice. El pasado viernes no acudió a su puesto de trabajo porque decidió secundar el paro convocado por el Sindicato Médico de Euskadi. "La huelga se hizo el viernes porque alguna fecha había que poner, pero el malestar viene desde muy atrás. No se trata de un calentón. Hay varias razones para ello".

"Aunque tenemos fama de ser un gremio muy corporativo", reflexiona, "lo cierto es que los médicos nos juntamos muy poco. Hacer una huelga da reparo porque a los ciudadanos siempre les queda la sensación de que se hace para perjudicarles. Y nada más lejos de la realidad. Lo que pretendemos es defender sus derechos y la calidad asistencial a la que tienen derecho y que en los últimos años se está deteriorando a marchas forzadas".

Más información
La conflictividad laboral ahoga a Osakidetza

Gorrotxategi asegura que los médicos se sienten "muy descontentos" por el trato que reciben desde Osakidetza. "Lleva mucho tiempo haciendo oídos sordos a nuestras reclamaciones y al final las cosas terminan por estallar. Yo me siento agotada. La esperanza de vida cada vez es más alta, la sociedad envejece y sufre más patologías, las exigencias sanitarias de la población son cada vez mayores y suma y sigue. La carga de trabajo para los médicos ha crecido de una manera geométrica y, en cambio, la plantilla sigue igual".

En estas condiciones, la sobrecarga para los trabajadores parece inevitable. A ello, Gorrotxategi suma el hecho de que la carrera de Medicina cada vez resulta menos atractiva para los jóvenes, con lo que la falta de vocaciones se hace evidente. "Se ha creado una imagen poco atractiva de los médicos. Son seis años de carrera, más los dos de media para sacar el MIR y después los cuatro o cinco que dura la especialidad. En total, te plantas 12 años después de empezar a estudiar para darte cuenta de que el médico ha perdido prestigio y reconocimiento social".

Desde su trayectoria en Osakidetza, ha conocido varias etapas, pero ninguna "tan mala" como la que está viviendo ahora el sistema sanitario en Euskadi. "Osakidetza siempre ha sido puntera en la nación. Un ejemplo a seguir por el resto de sistemas sanitarios, pero se ha estancado. No se preocupa de la formación de los médicos, la carrera profesional que ha aprobado es falsa. Los políticos han abandonado la sanidad. Seguimos los mismos médicos que hace diez años con mucha más carga de trabajo. Y eso con 51 años, que es la edad media de la plantilla de Osakidetza, no se lleva igual de bien que cuando tienes 30".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Y en este sentido habla de las guardias, uno de los caballos de batalla de los médicos. En teoría, a los 55 años se les podría eximir de hacerlas, pero en la práctica no sucede así debido a las necesidades imperiosas de los diferentes servicios. "La exención de las guardias es imposible. Para que yo deje de hacer es porque alguno de mis compañeros se ha tenido que cargar con ellas, no porque se produzca alguna contratación".

"El sistema", añade, "se sostiene merced al voluntarismo de los profesionales. Pero eso se acaba. Sobre todo, cuando no ves ningún tipo de contraprestación por la otra parte. La huelga del viernes es un aviso de que queremos seguir dando la mejor atención al paciente, pero para ello hace falta que se pongan los medios necesarios y se inviertan más recursos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS