Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Corredores en Doñana

WWF/Adena propone un plan para compaginar en Huelva el cultivo de fresón con las necesidades de protección medioambiental del parque nacional

La organización WWF/Adena ha propuesto, para recuperar los corredores naturales que hace no mucho tiempo permitían la conexión entre diversos espacios protegidos en los alrededores del Parque Nacional de Doñana (Huelva) con otras zonas de valor ecológico, la creación de corredores para la zona de cultivo de fresón del noreste del parque. El fresón es uno de los principales cultivos del entorno de Doñana, tanto en superficie como en impactos ambientales, ya que con casi 6.000 hectáreas de cultivo produce la mayor parte de la fresa de Huelva y aproximadamente el 60% del total de la producción española.

La medida de los corredores propuesta por la organización ecologista se plantea a raíz de los problemas medioambientales que el cultivo de fresón viene acarreando en la zona desde los años ochenta, según explica WWF/Adena. La organización señala en su informe, denominado Fresa y Naturaleza en Doñana, que su propuesta tiene el objetivo de facilitar la convivencia del cultivo de la fresa y la conservación de la naturaleza en Doñana.

El proyecto propone medidas para un uso eficiente del agua en la zona

El cultivo de fresón está teniendo un fuerte impacto sobre la calidad y la cantidad de agua disponible para los humedales del Parque Nacional y sobre la conexión entre éste y otras zonas de valor medioambiental del entorno. Según datos de WWF/Adena, unas 449 hectáreas de regadíos se sitúan sobre espacios protegidos de la Red Natura 2000, y 2.173 hectáreas han ocupado montes públicos. A esto se suma el hecho de que en el entorno de Doñana puede considerarse ilegal aproximadamente la mitad del agua utilizada para el cultivo del fresón, señala la organización.

Por ello, WWF/Adena considera necesario esos corredores, así como la reordenación del espacio agrario, medidas para el uso eficiente del agua y la eliminación de contaminación de agua y suelo con pesticidas y fertilizantes.

Los corredores ecológicos propuestos conectarían Doñana con las áreas de Río Tinto y Arroyo Candón a través de zonas de monte y agricultura al noroeste de toda la zona de Doñana (el Parque Natural y el Parque Nacional), apoyándose en arroyos y montes públicos. El plan de WWF/Adena contempla tres corredores en La Rocina, en Cañada-Vaquerizas y el estero de Domingo Rubio. Esto permitiría recuperar la conexión física de Doñana con el río Tinto y el arroyo Candón, vía natural de dispersión de la fauna hacia y desde Sierra Morena.

Además, los corredores ecológicos permitirían recuperar la funcionalidad de los bosques y arroyos de la zona. En cuanto a la fauna, beneficiarían sobre todo a mamíferos de mediano tamaño como el meloncillo, la nutria o el lince, argumenta la organización ecologista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de mayo de 2007