Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez critica al Papa por la actitud de la Iglesia en la conquista

El presidente venezolano pide a Benedicto XVI que reconozca el "genocidio indígena"

En uno de sus habituales discursos retransmitidos por radio y televisión, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, eligió al Papa como blanco de sus ataques. El líder venezolano ha rogado a Benedicto XVI que presente disculpas a los pueblos indígenas de América porque afirmó que el catolicismo no fue impuesto por la fuerza a los aborígenes. Chávez, que se declara católico, se mostró indignado con las afirmaciones del Papa en su reciente viaje a Brasil.

"Como jefe de Estado le ruego a Su Santidad que se disculpe. No entiendo cómo puede afirmar que la evangelización no fue impuesta, si llegaron aquí con arcabuces y entraron a sangre, plomo y fuego. Aún están calientes los huesos de los mártires indígenas en estas tierras", señaló el mandatario venezolano durante un largo discurso que fue retransmitido por radio y televisión la noche del viernes. Chávez retoma críticas que ha lanzado durante los últimos años contra el periodo de la conquista y los siglos de colonización española.

La posición de Chávez sobre este tema no es nueva. De hecho, bajo su gobierno se ha cambiado la interpretación oficial del 12 de octubre, que ha dejado de ser el Día del Descubrimiento o Día de la Raza, como se le llamaba anteriormente, y ha pasado a ser el Día de la Resistencia Indígena.

"Está equivocado, Su Santidad está equivocado, se lo digo con respeto. Aquí con Colón no llegó Cristo, llegó el Anticristo. El holocausto indígena fue peor que el Holocausto de la II Guerra Mundial y ni el Papa ni nadie puede negarlo", enfatizó el presidente venezolano.

Agregó que con actitudes como la asumida por el Pontífice es comprensible que la Iglesia católica haya venido perdiendo terreno frente a otras religiones en América Latina, en especial los evangélicos. Precisamente la necesidad de reforzar el catolicismo en América Latina fue una de las razones que llevó a Benedicto XVI a Brasil, en su primera visita a la región. Antes de que Chávez expresara su opinión, ya lo había hecho su ministra de Asuntos Indígenas, Nicia Maldonado, perteneciente a la etnia yekuana, asentada en la selva amazónica.El presidente venezolano, quien había permanecido en silencio durante más de una semana, algo inusual en él, reapareció el viernes durante un encuentro organizado por la televisión internacional Telesur. En la alocución, que se prolongó más de tres horas, hizo varios anuncios que se estaban esperando, tales como la designación de un nuevo ministro de Salud, un cargo que recayó en el coronel retirado Jesús Mantilla.

Igualmente, el mandatario venezolano hizo el anuncio del nombramiento de la periodista Lil Rodríguez como presidenta del canal Televisora Venezolana Social (TEVES), cuya señal sustituirá, a partir del lunes día 28 de mayo, al canal opositor RCTV, al que se le vencerá la concesión el día 27.

Ayer se llevó a cabo una marcha de sectores opositores en contra de la decisión del Gobierno de no renovarle el permiso a la referida televisión.Según informa Efe, dirigentes de la oposición denunciaron que el Gobierno de Chávez ha ordenado a la policía "sabotear" la llegada desde el interior del país de los manifestantes que trataron de viajar a la jornada de protesta en Caracas.

"Hemos visto con desagrado que en los peajes de Valencia, de Tazón, en la autopista de Oriente, en la Guatire-Guarenas y otras tienen retenida a la gente, incluso utilizan perros antidrogas para revisarla", denunció a los periodistas Oscar Pérez, del llamado Comando Nacional de la Resistencia, una de la treintena de partidos y organizaciones opositoras al Gobierno que convocó las marchas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de mayo de 2007