Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Pentágono, contra YouTube

EE UU prohíbe a sus soldados en el exterior acceder a varias páginas de Internet

Se acabó el intercambio de la foto del bebé recién nacido mientras el papá sirve en Irak y el vídeo por el día de la madre contemplado desde Bagdad. Nada de chateos interminables con la novia o el novio. Es el fin de los álbumes fotográficos para las tropas. Los soldados estadounidenses que sirven a su país en el extranjero van a perder algunos de los medios que les permitían estar en contacto con sus familias y amigos a través de Internet tras la nueva política aplicada por el Departamento de Defensa norteamericano, según se informó ayer. Defensa comenzará en los próximos días a bloquear ciertas páginas de acceso a Internet con el fin último de proteger información que considera sensible y evitar que las redes del Ejército se sobrecarguen de tráfico por el acceso de los soldados a portales como YouTube y MySpace. Al menos, ésta es la versión oficial.

"Esto es tanto una guerra de la información como de balas", opina un experto

"La navegación recreativa afecta a la red del Departamento de Defensa y a su ancho de banda, y supone un desafío significativo para la seguridad", señala el informe elaborado por el general B. B. Bell. Hasta otros 11 populares sitios de Internet quedarán prohibidos. Metacafe, IFilm, StupidVideos y FileCabi, además del acceso a redes sociales como BlackPlanet y Hi5, las webs de música Pandora, MTV, 1.fm, y live365, y el sitio de fotografía Photobucket.

Todos censurados en nombre de la seguridad pero, quizá, también de la moral de la tropa. Hasta ahora, cualquier soldado desplegado en Irak podía entrar en YouTube y observar el último vídeo colgado por la insurgencia en el que se efectuaba un acto terrorista contra sus compañeros de filas. El Departamento de Defensa parece haber usado la excusa de la saturación de las redes para evitar desmotivaciones.

Aunque hay quien considera que si bien es cierto que la restricción impedirá que los militares reciban "malas noticias", también evitará que obtengan "las buenas", opina Noah Shachtman, quien dirige un blog sobre seguridad nacional para Wired Magazine. "Esto es tanto una guerra de la información como una guerra de balas y bombas", prosigue Shachtman, que finaliza: "Están amordazando las mejores voces".

El bloqueo informativo se produce cuando los efectivos militares acceden a Internet a través de los ordenadores facilitados por el Ejército en las bases en el extranjero y no afecta a los soldados que tengan su propio ordenador, cosa altamente difícil en Afganistán o Irak. El control de la información hacia las tropas por parte del Ejército alegando razones de seguridad no es nuevo. Sí lo es el hecho de que el bloqueo va a crear un aislamiento casi total en la vida personal de los soldados, ya que para muchos, Internet es el único medio de comunicación posible con sus seres queridos.

La censura del Pentágono llega justo el día en que una alianza de grupos suníes, dirigida por el brazo iraquí de Al Qaeda, recomendaba al Ejército de EE UU que dejase de buscar a tres de sus soldados secuestrados en Irak. "Están en nuestras manos. La búsqueda que llevan a cabo no les va a conducir a nada más que a dolores de cabeza. Si quieren su seguridad, no los busquen", aseguraba el Estado Islámico en Irak en una página web.

"Estamos convencidos de que ustedes prefieren que todo su Ejército sea aniquilado antes de que uno solo de sus cruzados caiga prisionero", agrega la nota del autoproclamado Estado Islámico en Irak. El viernes, una patrulla integrada por siete militares estadounidenses y un soldado iraquí que hacía de intérprete fue atacada 20 kilómetros al oeste de Mahmudiya, al sur de Bagdad.

Cinco de ellos, incluyendo al iraquí, murieron y los otros tres desaparecieron. Las tropas estadounidenses continuaban ayer rastreando una conflictiva zona en Bagdad para encontrar a sus tres hombres desaparecidos. Ayer, al menos tres civiles fallecieron en un atentado en Bagdad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de mayo de 2007