Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La Generalitat jubila el 'Digui, Digui'

Un programa gratuito en internet facilitará el aprendizaje del catalán

Digui, Digui, la colección de vídeos y libros que durante 25 años ha desvelado a los sufridos estudiantes de catalán los enigmas de las s sonoras, de los pronoms febles y de las vocales neutras, se jubila. A este programa, televisado en TV-3 durante muchos años y que todavía es utilizado por miles de estudiantes de catalán, le ha salido un sustituto virtual. Se llama parla.cat, se asienta en modernas técnicas pedagógicas para adultos y estará colgado en Internet a partir de octubre. A diferencia de su antecesor, será gratuito.

El consejero de la vicepresidencia, Josep Lluís Carod Rovira, y el secretario de Política Lingüística, Miquel Pueyo, fueron los encargados de presentar ayer la nueva herramienta, que estará destinada, sobre todo, a los extranjeros que estudian catalán.

Parla.cat constará de cuatro niveles de dificultad y el primero de ellos estará disponible en Internet a partir de octubre. Pueyo destacó el carácter gratuito y virtual del programa, que en su opinión lo acercará a todo el mundo "independientemente de su origen, residencia o nivel de conocimiento del catalán". Promovido conjuntamente con el Instituto Ramon Llull, la Generalitat prevé destinar 4,3 millones de euros a este proyecto.

En caso de que el estudiante esté dispuesto a desembolsar algo de dinero podrá acceder a un profesor particular también a través de Internet. Pueyo no aclaró cuánto costará esto, pero sí dijo que el precio será "mínimo". Está previsto que el programa sirva también para complementar los cursos presenciales que ya hacen las escuelas oficiales de idiomas, los centros de normalización lingüística, sindicatos y empresas. Cerca de 50.000 personas extranjeras siguieron cursos de catalán en los centros públicos de la Generalitat el año pasasdo.

Carod admitió que Digui, Digui necesitaba "una revisión". Y es que a no pocos usuarios de este programa de aprendizaje les sorprendía que en los vídeos los precios constaran en pesetas y que sus protagonistas lucieran una imagen de principios de los ochenta. Ahora, dijo Carod, quienes quieran aprender catalán, lo podrán hacer de una forma "más atractiva, más simpática, más moderna y más útil".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de marzo de 2007