Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pons propone destinar desechos de naranja a fabricar biocombustible

El consejero esboza un plan para generar bioetanol que surtiría a 550.000 coches

El consejero de Territorio y Vivienda, Esteban González Pons, lanzó ayer su particular fórmula para zanjar la crisis de la naranja: convertir sus desechos en biocombustible. En su intervención en el I Encuentro de Energía, Municipio y Calentamiento Global en Madrid, el consejero apostó por la obtención de bioetanol a partir de la pulpa y la cáscara de naranja que desechan los productores de zumo como arma para combatir el cambio climático.

"La Generalitat pondrá en marcha para los próximos años una migración energética para luchar contra el cambio climático", afirmó González Pons. La construcción de plantas para la generación del bioetanol -que se mezcla con gasolina para una combustión menos contaminante- y la instalación de distribuidores para el suministro no tienen fecha ni plan concretado, lo que no impidió a González Pons echar cuentas sobre el potencial de la idea. Según sus cálculos, las fábricas de zumo de la Comunidad Valenciana -cuando se termine la sexta en Sagunto- alcanzarán en "breve" las 500.000 toneladas de pulpa y cáscara que ya tratadas podrían generar 37,5 millones de litros de bioetanol, el 16% de la producción nacional actual. La producción, siempre según el consejero, abastecería a medio millón de vehículos, reduciría así las emisiones de CO2 en un tercio y daría una salida al sector agrícola.

El objetivo de la Generalitat es alcanzar un 12% de consumo de combustibles ecológicos en una década. González Pons aseguró que la iniciativa despertó el interés del ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore, invitado estrella del encuentro, "que ha propuesto que se le denomine zumosoil". El consejero compartió zumo y foto con Gore.

Coincidió con la jornada la intervención del ministro de Industria, Joan Clos, en el Senado. A preguntas del PP, el ministro explicó que tramita el expediente de una petrolera para realizar sondeos en puntos situados frente a la costa valenciana. Clos destacó que son permisos "de investigación", no de explotación. La secretaria autonómica de Territorio, Cristina Serrano, rechazó los sondeos y llegó a calificar de "franquista" la política energética del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de febrero de 2007