La nueva acuicultura gallega

La nueva generación de cultivos elige mero y caviar

Primero fue el mejillón. Luego la ostra, la almeja, la trucha, el rodaballo. Acabaron en fracaso el salmón, la dorada y la lubina. Y los científicos no acaban de encontrar la solución que permita criar, y no sólo engordar, el pulpo.

La nueva generación de peces de cultivo en Galicia ya está en el mercado: besugo y lenguado, con más de 100 toneladas cada uno. Este año, la compañía coruñesa Isidro de la Cal comercializa las primeras 50 toneladas de abadejo.

La nueva era prevé cultivar en Galicia otras dos especies de alto valor de mercado: mero y caviar.

Stolt Sea Farm compró el mes pasado la compañía estadounidense Sterling Caviar y ya está buscando localizaciones para la cría de esturión en Lleida, Granada y Galicia.

Galicia es idónea para cultivar algunas especies, pero no todas. La temperatura de las aguas determina la velocidad de engorde y supervivencia de cada especie. El caso más positivo es el del rodaballo, que requiere aguas con la temperatura habitual de la costa gallega. Entre los cultivos que se han ensayado en Galicia y finalmente se han optimizado en el Mediterráneo se incluye la dorada, la lubina o el langostino, que engordan más rápido y son cultivos más rentables en aguas más cálidas.

"Lo primero que hacemos antes de investigar una especie nueva es elegir un pescado de alto valor de mercado. Luego seleccionamos las especies que más están descendiendo en capturas y, a continuación, estudiamos la posibilidad de cultivarlas en cautividad", explica el director de acuicultura de Isidro de la Cal, la compañía armadora gallega que más está invirtiendo en investigación y comercialización de nuevas especies en granjas marinas y fluviales.

"Queremos hacer truchas pero con mayor valor añadido: congeladas en paquetes, fileteadas y comenzar con la trucha fario. Nuestro objetivo es construir un centro tecnológico para aprovechar la potencia de Galicia en el cultivo de truchas", señala Luz Arregui, presidenta de Atrugal.

Las empresas reclaman un mayor apoyo a la innovación en la potente red de centros de investigación marina de Galicia: Oceanográfico, Cetmar, Casa de los Peces e Investigacións Mariñas

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 03 de febrero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50