Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerra total en el cine español

El proyecto de ley enfrenta a las cadenas de televisión con los productores y con Cultura

Suenan ya los tambores de guerra. Las televisiones privadas se han levantado contra el documento sobre la nueva Ley del Cine elaborado por el Ministerio de Cultura, al que acusan de proteger a los productores "mal llamados independientes" y no al sector del cine español en su conjunto. Las cadenas, que se rebelan contra la pretensión de incrementar la inversión del 5% al 6% de los ingresos brutos anuales para mantener la industria cinematográfica, acusan a Cultura de "exceso de continuismo y de falta de valor". "La solución del cine español no pasa por seguir protegiendo al productor independiente", asegura el comunicado hecho público ayer por las cadenas de televisión. Los productores consideran que la actitud de los operadores televisivos supone "un desprecio a la libertad de creación" y creen que esa lectura de "producir cine sólo bajo su paraguas" conllevaría la desaparición del cine español.

Las televisiones privadas se sienten absolutamente maltratadas por el documento de bases de la nueva Ley del Cine que la ministra de Cultura, Carmen Calvo, presentó el pasado 28 de diciembre a todos los sectores implicados. Y así lo hicieron saber ayer de manera clara y rotunda. La comisión ejecutiva de la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (UTECA) rechazó las nuevas cargas económicas que les impone el documento de la futura Ley del Cine, al que acusan de proteger al productor independiente, según ellos, el gran beneficiario de esta propuesta de Cultura. Según el borrador legal, las televisiones se verán obligadas a incrementar del 5% al 6% de sus ingresos su inversión anual en la industria cinematográfica europea.

"La imposición española del 5% es absolutamente antinatural por anticompetitiva, pues hoy día no tiene sentido que un sector empresarial se vea obligado a financiar otro", denuncian las televisiones. "No sólo es anticompetitiva", añaden, "es además antieuropeísta, pues de ese 5% el 60% debe destinarse al cine español".

Las televisiones acusan además a Cultura de "recrudecer un enfrentamiento que parecía amainado" y de empeorar la situación actual. Según UTECA, que defiende los intereses de Antena 3, Tele 5, Sogecable, La Sexta, Net TV y Veo TV, el documento se ha hecho público justo en un año en el que las películas más exitosas, exceptuando Volver, de Pedro Almodóvar, han sido producidas por empresas vinculadas a las grandes cadenas privadas. Es el caso de Alatriste y El laberinto del fauno, financiadas ambas por Tele 5, o Los Borgia y Salvador, respaldadas económicamente por Antena 3.

El proyecto diseñado por Cultura obliga a las productoras participadas por cadenas de televisión a coproducir todas sus películas con empresas independientes si quieren acceder a las subvenciones por taquilla, con un porcentaje de inversión que puede llegar al 60% del total. En este sentido, UTECA denuncia que "Cultura obliga a las televisiones a convertirse en meras compradoras de derechos de emisión, es decir, se pasa de obligar a invertir a obligar a comprar".

UTECA tiene un claro objetivo: que el documento de Cultura no prospere. Según fuentes del sector, el proyecto de la ministra Carmen Calvo no cuenta con el visto bueno de la vicepresidencia del Gobierno, que persigue por encima de todo un entendimiento entre todos los agentes implicados para sacar adelante la nueva Ley del Cine. Según las mismas fuentes, Cultura tampoco consultó los términos de su propuesta con los otros ministerios afectados, como Industria y Economía y Hacienda. En esta batalla, las televisiones privadas se muestran decididas a realizar, "junto a los medios de comunicación" en los que están integrados, "cuantas acciones sean necesarias para defender sus intereses y evitar el nuevo gravamen".

La guerra no es sólo contra Cultura. UTECA arremete duramente también contra los productores, a los que acusan de ser los beneficiarios principales del proyecto de Carmen Calvo. "La solución del cine español no pasa por seguir protegiendo al productor independiente, como si éste fuera el único capaz de reflotar una industria que languidece y no el mayor causante de sus males, sino, muy al contrario, por defender estructuras fuertes e integrar en ellas a esos mal llamados productores independientes", se asegura en el comunicado de UTECA, para quien las películas de los productores independientes integrados en la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España (FAPAE) han tocado fondo.

Poco después de la protesta de UTECA, los productores reaccionaron con otro comunicado, en el que lamentan lo que, en su opinión, supone un desprecio a "la libertad de creación y a la producción imperante en España". Según la FAPAE, "la concepción monopolística" de las cadenas de televisión de "producir cine sólo bajo su paraguas conllevaría la desaparición del cine español en un futuro cercano". FAPAE, sin embargo, ofrece a UTECA el consensuar las contrapropuestas ante la Administración y apela al "buen sentido de los directivos de las televisiones".

Esta polémica eclipsó los acuerdos estudiados por la junta directiva de la FAPAE, que ayer por la mañana se reunió bajo la presidencia de Pedro Pérez para debatir también el documento base del Ministerio de Cultura. Los productores, que presentarán sus reivindicaciones al Gobierno el próximo día 15, exigen la inclusión de medidas de desgravación fiscal como condición indispensable para respaldar la nueva ley.

Carmen Calvo, durante el acto de entrega de las llaves de la nueva sede de la Academia de Cine que se celebró ayer, y consciente del malestar que existe en las televisiones, se mostró abierta al diálogo y aseguró que todas las partes implicadas volverán a sentarse para acordar un texto que dé cabida a las expectativas de todos. "Hay un buen clima y creo que llegaremos a un acuerdo razonable para todos", añadió la titular del Ministerio de Cultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de enero de 2007