Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Y el primer desaparecido de la democracia?

"El primer desaparecido de la democracia", así se ha calificado a Jorge Julio López, el albañil de 77 años, de quien, tras testificar contra el represor Miguel Etchecolatz el pasado septiembre, no ha vuelto a tenerse noticia. Etchecolatz era director de investigaciones de la Policía Bonaerense cuando López fue secuestrado y torturado en 1976. El ex policía fue condenado a cadena perpetua tras ser encontrado culpable de secuestros, torturas y asesinatos, pero López no pudo escuchar la sentencia dictada pocos días después de su declaración. Para entonces había desaparecido de su domicilio de La Plata en la provincia de Buenos Aires. Se despidió un domingo por la noche de su hijo y quedaron en verse al día siguiente, pero por la mañana su casa estaba vacía.

En un principio se barajaron diversas hipótesis entre las que se encontraba un accidente o un extravío del albañil dada su edad, pero desde los organismos de defensa de los derechos humanos siempre se ha apuntado al secuestro y exigido el paso del caso de su desaparición a la Justicia federal.

El caso López ha sido interpretado como una amenaza para los testigos que deben declarar en decenas de procesos contra represores de la dictadura que pueden reactivarse o abrirse merced a la anulación de las Leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Una tesis que confirma la desaparición ahora de Luis Gerez.

El presidente argentino, Néstor Kirchner, ya ha apuntado en público a esta tesis. "Hay fuerzas que siguen actuando corporativamente, de alguna manera, a espaldas de todos", destacó el mandatario hace dos semanas durante un acto en la Casa Rosada en el que recalcó que su Gobierno "no va a bajar los brazos". Kirchner prometió que López no se convertirá en el primer desaparecido "olvidado" de la democracia. De ahí que la desaparición de Gerez haya forzado al jefe del Ejecutivo a poner todos los recursos del Estado al servicio de la búsqueda. Medios locales subrayaron que el presidente interpreta como un "mensaje cuasi mafioso" las desapariciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de diciembre de 2006