Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

1.400 detenidos por vender drogas junto a colegios y zonas de ocio

40.000 jóvenes, denunciados por poseer o consumir estupefacientes

La policía y la Guardia Civil se han desplegado en lo que va de año por 3.300 centros de enseñanza para intentar evitar la venta y consumo de drogas en sus alrededores. El dispositivo, más intenso durante el inicio del curso, ha supuesto la detención de 201 personas por suministrar estupefacientes a estudiantes. Además, otras 1.225 personas han sido arrestadas por vender drogas, sobre todo hachís, en zonas de ocio juvenil.

El secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, ofreció ayer ante la Comisión Mixta Congreso-Senado para el Estudio del Problema de las Drogas los resultados del plan. Las 1.426 detenciones han sido ejecutadas en los nueve primeros meses del año, dentro de un plan "estratégico" para combatir el menudeo de drogas para los adolescentes. Los agentes encargados del control de los alrededores de los colegios han mantenido 4.700 entrevistas con directores de los centros para establecer "el tratamiento más apropiado" a cada colegio.

Un total de 6.600 agentes han participado en el plan, aplicado en cuatro fases. Los funcionarios uniformados se hicieron especialmente visibles en la última fase del dispositivo, que coincidió con el inicio del curso. "Se pretendía ofrecer una imagen de impacto a los traficantes, a fin de alejar las drogas de los centros de enseñanza desde el arranque del curso", explicó Camacho en el Senado.

El despliegue ha llevado a la detención de 201 personas y a la detección de 89 puntos de venta, situados sobre todo en parques y espacios públicos próximos a los centros. Además, han sido denunciadas 4.877 personas, sobre todo adolescentes, por tenencia o consumo público de drogas.

El balance de estupefacientes incautados no ha sido especialmente espectacular, aunque, como admitió Camacho, tampoco se esperaba decomisar grandes cantidades en zonas de menudeo. Aun así, fueron incautados 18 kilos de hachís y derivados; 3,7 kilos de marihuana, algo más de dos kilos de cocaína y 642 pastillas (éxtasis y psicofármacos). "El resultado es que ha bajado el tráfico y el consumo en los alrededores de los colegios", sentenció ese responsable.

El secretario de Estado relató que durante la operación desarrollada en las zonas de recreo de los jóvenes, la policía y la Guardia Civil detuvieron a 1.225 personas por traficar con drogas, a la vez que levantaron 38.853 denuncias por tenencia y consumo, lo que suele conllevar unas multas de unos 300 euros de media.

Los agentes inspeccionaron 18.623 locales en los que se sospechaba que se toleraba la expedición de estupefacientes, de los que 2.489 fueron denunciados. Las incautaciones fueron, en este caso, mucho más elevadas: 166 kilos de hachís, 22 de cocaína más de 9.200 pastillas de éxtasis y casi un kilo de heroína.

El PP, que había solicitado la comparecencia de Camacho, descalificó los resultados de los planes y subrayó la "cada vez más frecuente relación entre el narcotráfico y la inmigración", con bandas colombianas "que inundan España de cocaína" o grupos turcos que han asentado sus bases operativas en Andalucía. Camacho reprochó a los populares el intento de establecer un vínculo directo entre inmigrantes y drogas, así como el haber dibujado "un panorama apocalíptico" y "que no se corresponde con la realidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2006