Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El peligro de comer a lo grande

El menú gigante de Burger King tiene 1.800 calorías, el 90% de las que necesita un adolescente al día

Vista encima de la mesa, junto a un bote de cola de tres cuartos de litro y un cartón de patatas extra grandes, la hamburguesa Big King tamaño XXL, la gigante de Burger King, no parece tan enorme. Pero con sus dos jugosas porciones de carne hechas a fuego, acompañadas por dos lonchas de queso, lechuga y cebolla, pepinillos al eneldo y la exclusiva salsa King, el cliente se está metiendo entre pecho y espalda 971 calorías, según el Ministerio de Sanidad. Si a eso se le suma el menú completo con patatas (472 calorías) y refresco (210) el almuerzo se pone en 1.793 calorías. O sea, como zamparse de una tacada el surrealista festín de tres platos de menestra de verdura, dos de macarrones con tomate, medio kilo de pechuga de pollo asada, dos huevos fritos y tres donuts.

Burger King anuncia este tipo de macrohamburguesas con lemas como el de Terrible ser vegetariano ¿verdad? y su publicidad se basa en destacar el tamaño exagerado del producto. Ésa es la campaña que el Ministerio de Sanidad quiere que la empresa estadounidense retire por considerar que choca contra los planes acordados por los hosteleros y restauradores españoles contra la obesidad, una enfermedad que afecta ya al 14,5% de la población española adulta y al 16% de los niños de 6 a 12 años, uno de los porcentajes más altos de Europa.

Las hamburguesas XXL contienen un 19,7% de grasas, de las cuales un 38,7% son saturadas, lo que equivale a 25 gramos, cuando la cantidad recomendada no debe superar el 10%, y en personas obesas no debe llegar al 7%.

La compañía estadounidense de comida rápida ha reaccionado diciendo que "los gustos de sus clientes priman por encima de todo" y que siempre se han preocupado por "reducir los riesgos de las enfermedades generadas por una dieta inadecuada". Empujados por esa preocupación los responsables de Burger King han ideado una campaña saludable que promueve el consumo de ensaladas. En cada uno de los tablones que las anuncian se publica el contenido calorífico de cada una de ellas, que nunca exceden las 400 calorías. Esta información, sin embargo, no se da en los anuncios de las hamburguesas.

Un día después de la petición de la ministra Salgado los clientes siguieron consumiendo las populares tortas de carne picada sin inmutarse. La mayoría de los consultados ayer en un Burger King del Centro Comercial Gran Vía de Hortaleza (Madrid) desconocían la cantidad de calorías que estaban ingiriendo. Un grupo de clientes que esperaban en el mostrador a ser atendidos estaba de acuerdo en que los problemas sólo vienen con el exceso. "No suelo venir por aquí, así que no me preocupa excesivamente. Mientras no comas esto todos los días no hay problema", dijo uno de ellos. "A mí me gusta comer bien, pero a veces no tengo tiempo y acabo en el Burger. Sé que no es nada demasiado bueno, pero mira, casi todo lo que comemos es malo ¿no?", aseguró otro de los clientes. Este fue el tono de las opiniones expresadas hasta que la encargada del restaurante llamó al jefe de seguridad del centro comercial y éste a la policía. "No quiero que moleste usted a mis clientes", dijo la encargada.

Reacciones a las XXL

La hamburguesa gigante causó ayer un torrente de reacciones a favor y en contra.

Un portavoz de la Comunidad de Madrid criticó la "tendencia de algunos ministros a teledirigirnos diciéndonos lo que tenemos que comer, beber o fumar".

Entre los aplausos a la petición del ministerio para que Burger King retire la publicidad de sus hamburguesas XXL se contaron los de las asociaciones de consumidores y las sociedades de nutrición, que apoyaron al Ministerio y le pidieron que las normas acordadas para combatir la obesidad sean de obligado cumplimiento.

La Federación de Consumidores en Acción pidió además que las hamburguesas XXL fueran retiradas del mercado, no sólo las de Burger King, sino también las equivalentes de McDonald's. No todo fueron elogios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de noviembre de 2006

Más información