Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno boliviano advierte a Repsol de que tendrá que salir del país si no paga un impuesto especial

Hoy finaliza el plazo para que tres de las petroleras extranjeras que operan en Bolivia -la hispano-argentina Repsol YPF, la francesa Total y la brasileña Petrobras- hagan efectivo el primer pago de los cinco que le exige el Gobierno boliviano en concepto de impuesto adicional establecido el jueves de la semana pasada. El Ejecutivo de Evo Morales ha advertido de que, en el caso de que no ingresen el dinero en una cuenta abierta a tal efecto en el Banco Central de Bolivia, las compañías no podrán seguir operando en el país. Desde España, fuentes de Repsol han señalado a la agencia de noticias Europa Press que no se ha recibido notificación oficial de que dicho pago deba ser realizado.

Las tres compañías deben depositar en total una suma que ronda los 30 millones de dólares y que irá a para a los fondos de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia. El director de la empresa púbica fue sustituido el lunes bajo acusaciones de corrupción. Los problemas de financiación de la compañía boliviana habían llevado al Gobierno a suspender el pasado 1 de agosto sus actividades recaudatorias y de comercialización.

El impuesto especial es de un 32% sobre las ganancias, que se suma al 50% que ya deben pagar las petroleras extranjeras al Estado boliviano. En total, un 82% del beneficio revierte en el Estado, una vieja aspiración de Morales. El segundo pago vence el próximo 11 de septiembre y está previsto que el quinto y último sea el 2 de octubre, un mes antes de la fecha marcada por el decreto de nacionalización de hidrocarburos para la firma de los nuevos contratos entre las empresas y el Gobierno boliviano.

A este respecto el Ejecutivo se mostró ayer convencido de que se firmarán en el plazo previsto y, según subrayó el ministro de Planificación y Desarrollo, Carlos Villegas todas las empresas que operan en Bolivia seguirán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de septiembre de 2006