Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nuevos hallazgos en Atapuerca refuerzan la tesis del canibalismo

Los científicos hallan en la Sima de los Huesos un nuevo cráneo de homínido y una mano

En el yacimiento de Atapuerca (Burgos) Gran Dolina se han extraído nuevos fósiles de Homo antecessor, de 800.000 años de antigüedad, que tienen marcas de canibalismo como en otros huesos encontrados allí antes, lo que podría sugerir que era una práctica habitual. Los paleontólogos de la excavación han encontrado un nuevo cráneo de homínido de hace unos 500.000 años en otro yacimiento, el de la Sima de los Huesos. Hasta ahora habían extraído allí 14 cráneos, tres de ellos muy bien preservados, y otros de ellos, parciales y fragmentados.

De la Sima de los Huesos se han sacado este año 160 fósiles que se suman a la colección de más de 5.000 -de una treintena de individuos preneandertales- extraídos en esa cueva desde 1976. Es la mayor acumulación de huesos humanos del registro fósil mundial. La cosecha de la actual campaña, que aún no ha terminado, incluye vértebras, dientes y huesos de las extremidades, entre los que destacan los de una mano derecha de un mismo individuo.

El nuevo cráneo parece estar muy completo, explicaron los paleontólogos. Pero sólo presentaron ayer, en Burgos, una pieza de la frente -sobre la cavidad ocular- que tuvieron tiempo de limpiar con todo cuidado. "Desde luego no se encuentran cráneos todos los días, hay muy pocos en el registro fósil mundial", comentó Juan Luis Arsuaga, codirector de la excavación. "Hemos empezado a extraer el nuevo cráneo en esta campaña, pero no creo que lo podamos sacar todo, tendremos que esperar a completar la extracción el año que viene".

La recuperación de estos fósiles, tesoros de la paleontología mundial, es un proceso minucioso y lento. Los especialistas tienen que ir separándolos con sumo cuidado del sedimento en que están enterrados, a la vez que documentan exhaustivamente el lugar donde está cada pieza.

En cuanto a la mano, Arsuaga, explicó ayer: "En la colección de fósiles de la Sima tenemos muchos fósiles sueltos de mano, pero como están amontonados en el sedimento es muy difícil asociarlos. Sin embargo, ahora tenemos una mano completa; hemos extraído ya la palma". Este hallazgo, "nos va a permitir investigar cuestiones clave acerca de aquellos individuos, por ejemplo cómo agarraban, como funcionaban sus manos... y son unas manos más robustas que las nuestras, más fuertes".

Canibalismo

En el otro yacimiento estelar de Atapuerca, Gran Dolina, donde los científicos descubrieron en 1994 los primeros restos Homo antecessor, de hace 800.000 años, ahora han encontrado más piezas. La colección supera ya el centenar de fósiles, de al menos 10 individuos diferentes. Este año se ha recuperado, por ejemplo, una clavícula, un húmero infantil, una mandíbula de niño y un fragmento de maxilar de adulto, con dientes.

También en este caso los científicos han identificado en ellos marcas de corte que indican que fueron consumidos en prácticas caníbales. Pero el hecho de que el botín de este año proceda de una parte del yacimiento del mismo nivel de antigüedad -llamado TD6-, pero adyacente a la zona excavada antes, y en una capa de sedimento diferenciada, plantea nuevos retos de interpretación a los paleontólogos.

"Los nuevos hallazgos nos llevan a pensar que [esos homínidos] practicaron el canibalismo seguramente durante cientos de años", comentó ayer Eudald Carbonell, co-director de la excavación, informa Efe. Los estudios en profundidad de los fósiles de Gran Dolina habían indicado ya que esos homínidos se comieron a sus semejantes, dado que los huesos humanos muestran las mismas marcas de corte y fractura que las de huesos de otros animales consumidos, hallados en el yacimiento.

Ahora, al encontrar más piezas con esas marcas en una capa diferenciada de la anterior -tal vez correspondiente a un tiempo diferente-, los paleontólogos se preguntan si el canibalismo no sería una práctica habitual, cultural, de aquella especie. O tal vez el yacimiento sufrió alguna alteración geológica y unos fósiles aparecen ahora en una capa diferenciada. Sólo el análisis profundo de los hallazgos podrá dar respuestas.

Lo que está claro es que Gran Dolina es un yacimiento muy rico en restos de homínidos. "Esperamos un festival de restos de Homo antecessor en los próximos años", auguró el tercer co-director de la excavación José María Bermúdez de Castro, quién apuntó que se está estudiando la posibilidad de alargar la campaña anual de excavación de un mes, como hasta ahora, a tres o cuatro meses en el futuro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de julio de 2006