Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benedicto XVI acusa a algunos medios de comunicación de "ridiculizar y denigrar" a la familia

El Papa Benedicto XVI acusó ayer "a quienes desde algunos medios de comunicación denigran o ridiculizan el alto valor del matrimonio y la familia". Lo hizo durante el discurso que dirigió al nuevo embajador de Uruguay ante la Santa Sede, Mario Juan Bosco Cayota, quien presentaba sus cartas credenciales.

"La cuestión de la familia es estructura esencial de la sociedad y de la unión en matrimonio de un hombre y una mujer, según el designio impreso por el Creador en la naturaleza humana", argumentó Benedicto XVI, que criticó que el comportamiento de algunos medios "favorece el egoísmo y la desorientación, en lugar de la generosidad y el sacrificio necesarios para mantener vigorosa esta auténtica célula primaria de la comunidad humana".

El Papa aseguró además que el fomento de la familia supone "ganar en cohesión social" y advirtió de que los derechos de esta institución "no pueden ser usurpados por otras formas de unión", en alusión a las parejas de hecho y los matrimonios entre homosexuales.

En su discurso, el Papa Ratzinger, también mostró su preocupación por el proceso de globalización, que a pesar de ser una "oportunidad para tejer una red de comprensión y solidaridad entre los pueblos, también ha creado riesgos que es necesario afrontar con el concierto más amplio de las naciones".

El Pontífice se refirió en particular al drama de quienes se ven "forzados a dejar su tierra en busca de mejores condiciones de vida", y expresó la disponibilidad de la Iglesia para ayudar a los necesitados de cualquier condición o lugar y para colaborar con las instituciones públicas para que a nadie le falte "una mano amiga que le ayude a superar sus dificultades".

Apertura de archivos

Benedicto XVI ha decidido abrir al público toda la documentación del Archivo Secreto del Vaticano relativa al pontificado de Pío XI (1922-1939), informó también ayer la Santa Sede.

La medida, auspiciada por Juan Pablo II, había sido largamente esperada por los investigadores, que a partir del próximo 18 de septiembre podrán consultar toda la documentación referente a la actividad del por entonces nuncio en Alemania, Eugenio Pacelli, futuro Papa Pío XII.

El pontificado de Pacelli (1939-1958) coincidió con los duros años del nazismo y la Segunda Guerra Mundial, y al propio Pío XII se le llegó a acusar de antisemita por no haber elevado la voz con más fuerza contra el régimen de Hitler, algo que siempre ha negado el Vaticano.

El Archivo Secreto Vaticano publicó en 2004 un libro en el que se hacían públicas las fichas de 2.100.000 prisioneros de la Segunda Guerra Mundial sobre los que el Vaticano pidió información durante el conflicto. El objetivo era poner en contacto a las familias desmembradas y prestar asistencia espiritual a las víctimas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de julio de 2006