Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El absentismo laboral casi se ha duplicado durante la última década

La patronal cifra las horas perdidas en Álava en el 7,29% anual

La patronal se muestra muy preocupada ante el crecimiento del absentismo laboral en Euskadi, que en los últimos diez años ha pasado de unos porcentajes cercanos al 4% a más del 7%. Aunque los únicos datos concretos proceden de la patronal alavesa y del Ministerio de Trabajo, Confebask confirma que la tendencia es "alarmante" y el volumen de horas perdidas, "muy preocupante". El absentismo es mayor en el sector público.

La Encuesta de Coyuntura Laboral que elabora anualmente el ministerio precisa que el número medio de horas no trabajadas por empleado ascendió el año pasado en Euskadi a 273,9, pero en esa cifra computa 204 horas de vacaciones, considerando cada día de las mismas con el horario de una jornada laboral. Es decir, las horas no trabajadas por causas ocasionales ascendieron a casi 70, mientras que en 1996 se quedaban en 66,8. La cantidad ha subido pese a que la jornada media se ha reducido en el mismo periodo desde las 1.634,9 horas anuales a 1.581,9.

Al tratarse de datos medios de todos los sectores, no reflejan la profundidad del problema en algunos de ellos. En la industria, por ejemplo, el absentismo crece más, a la vez que disminuye la jornada laboral, con lo cual el porcentaje se acerca al que la patronal alavesa ha apreciado en un informe que lleva realizando durante la última década: casi el 7,5% de media anual.

En su memoria de 2005, SEA Empresarios Alaveses establece que el absentismo ha llegado en esa provincia hasta el 7,29%, tras haber crecido el pasado año casi medio punto. En 1998, el absentismo en Álava apenas era el 5,06%, es decir, ha aumentado el 44,1% en siete años. Según ese mismo informe, el absentismo ha crecido en igual periodo un 52% entre la mano de obra directa, aumento que se queda en el 23% entre los empleados administrativos y cuadros técnicos.

Si en 1998 la mujer presentaba unos porcentajes de absentismo superiores en medio punto a los empleados varones, desde el pasado año los hombres ya van un punto por encima.

Ritmo "imparable"

La Encuesta de Coyuntura Laboral concluye que, en el conjunto de España, el apartado de las horas no trabajadas por "incapacidad temporal y maternidad" es el que más ha crecido en esta década. Si en 1996 la media de horas no trabajadas en España era de 38,2, en 2005 había pasado a 47,5, casi el 25% más. Ese incremento tiene un claro reflejo en los Presupuestos Generales del Estado. La partida correspondiente al pago de las incapacidades temporales ha aumentado a un ritmo similar.

Sin embargo, y a pesar de la magnitud del problema, no existen estudios homologables para toda la comunidad autónoma. Tampoco en el sector público. Los responsables de las diferentes administraciones tienen los números, pero no existen criterios compartidos para poder establecer una comparación.

El director de Relaciones Laborales de la patronal vasca Confebask, Jon Bilbao, considera que el absentismo supone un problema extraordinariamente importante que además crece a un ritmo "imparable". "Cada empresa lo paga y lo sufre", agrega. En su opinión, es necesario afrontar el problema de forma global, porque, de momento, sólo se están dando soluciones parciales para la empresa, como la reducción de los pagos en el caso de enfermedad o accidente. "Son parches, porque después en la negociación colectiva se consiguen complementos para que, en el caso de las bajas, el trabajador cobre lo mismo", puntualiza.

Bilbao apunta que las causas del incremento del absentismo son muchas y cita las sanitarias, gestión deficiente de las bajas y otras sociológicas, "si no hay alguna más". Sin embargo, resalta el hecho de que en épocas de crisis económica el absentismo es mucho menor y se dispara cuando la economía crece a buen ritmo, quizá por la creencia de que "coger una baja es algo normal y encima sale gratis".

Los sindicatos desconfían de esos datos y subrayan que se trata de un asunto estrictamente sanitario que crece debido a los nuevos sistemas productivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de junio de 2006