El futuro de Cataluña

Los partidos anticipan en la campaña del referéndum las promesas de las elecciones

Primer día de campaña del referéndum del Estatuto y algunos líderes políticos ya rompieron el pacto no escrito, aunque implícito, de no mezclar esta campaña con las elecciones autonómicas adelantadas que han de celebrarse antes de fin de año.

Abrió el fuego el presidente de Convergència i Unió (CiU), Artur Mas, al prometer, ante un nutrido grupo de empresarios, la supresión del impuesto de sucesiones si gana las elecciones. Apenas unas horas después le rebatió el portavoz de ERC en el Parlament, Joan Ridao.

Ridao aceptó que el impuesto de sucesiones puede ser revisado, pero no suprimido. El líder republicano criticó que el hecho de que prácticamente se haya eliminado en algunas comunidades autónomas hace que "haya determinados patrimonios familiares que pueden tener la tentación de ir a tributar fuera de Cataluña".

Montilla: "¿Acaso se habría planteado la reforma con CiU en Cataluña y el PP en España?"
ERC destaca que las Cortes modificaron 160 artículos, el 65% del Estatuto
Artur Mas anuncia que suprimirá el impuesto de sucesiones y Duran lo critica
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Más información
Rajoy pide el 'no' para "echar a Zapatero del Gobierno"
Carod exhibe sus apoyos en ERC convocando a su sector, como Puigcercós
Montilla reclama para los socialistas la paternidad del Estatuto
ICV advierte al electorado de ERC de que es incomprensible votar 'no' desde el independentismo
Mas promete la supresión del impuesto de sucesiones si gana las elecciones en otoño

La onda expansiva de la primera promesa electoral de Mas alcanzó a su propio socio de coalición, Unió Democràtica. El líder de esta formación, Josep Antoni Duran Lleida, desconocía la promesa de Mas y le reprochó que rompiera ese acuerdo tácito de no mezclar la campaña del 18-J con las elecciones autonómicas. "No estamos en campaña electoral para anunciar nuestros programas, ya llegará el momento", afirmó ayer Duran en un mitin en La Pobla de Segur (Pallars Jussà).

Mas tiene dos objetivos claros. Uno, pelear por el al Estatuto, y otro, tan importante como éste, recuperar en las autonómicas el Gobierno de la Generalitat que su coalición perdió en 2003.

En ERC también hay movimientos con vistas al futuro en principio ajenos a la campaña del 18-J. Josep Lluís Carod se reunió ayer durante tres horas con 70 de sus dirigentes sectoriales y territoriales de su partido. Fue evidente que no le importaría nada ser cabeza de lista en la próximas elecciones autonómicas.

Todo indica que no va ser una campaña tranquila y exclusivamente centrada en el Estatuto. El peso de las autonómicas es muy fuerte. En algún caso, la campaña se está convirtiendo en escenario de disputas ajenas a las que ya de por sí genera la reforma estatutaria. El objetivo del Partido Popular está muy claro: utilizar el no como un dardo contra Zapatero. Mariano Rajoy, que tenía previstos cuatro mítines en Cataluña, ha decidido a última hora que sean seis.

En los mítines de ayer se pudo observar como los partidos ya calculan las políticas que se pueden llevar a cabo con el nuevo marco financiero que salga de los acuerdos posestatutarios. La consejera de Bienestar y Familia, la socialista Carme Figueras, afirmó, por ejemplo, que el objetivo de su partido es dedicar la mitad del incremento económico que comportará el Estatuto a políticas sociales.

Para Convergència, el nuevo sistema de financiación permitirá reducir a la mitad el déficit fiscal de Cataluña en un plazo de siete años. Ridao destacó ayer que el Estatuto no incluye un nuevo modelo de financiación, sino meros retoques del viejo. Lo único que se le ha añadido es un compromiso de que las inversiones del Estado en Cataluña equivalgan al peso del PIB de esta comunidad (18,5%) durante siete años.

Los republicanos insistieron en los recortes que ha sufrido el Estatuto. Según Ridao, de los 247 preceptos que contiene, las Cortes modificaron 160, que representan el 65%. De 70 competencias que inicialmente se proponía definir como "exclusivas plenas", 63 fueron modificadas. Por el contrario, el ministro de Industria y primer secretario del PSC, José Montilla, defendió las bondades del texto reformado y el papel del PSC en el Estatuto. "¿Acaso se habría planteado la reforma con CiU en Cataluña y el PP en España?", dijo.

El aeropuerto no está en el Estatuto, pero es una de las principales reivindicaciones de las fuerzas políticas catalanas, salvo el PP. AENA, dicen, es el prototipo de administración centralizada, que acaba benficiando a Madrid y perjudicando a Barcelona. De ahí la importancia de la gestión directa. Ayer se pudo ver que, más allá de las opiniones de unos y otros en los diferentes mítines, hay acuerdo al menos en alguna cosa: la necesidad de gestionar el aeropuerto.

Mientras el eurodiputado convergente Ignasi Guardans denunciaba en la Comisión Europea un supuesto trato de favor a Barajas con la T-4, el consejero de Economí, Antoni Castells afirmaba que "AENA, Iberia y Barajas forman una misma trama".

Mariano Rajoy y Josep Piqué, ayer en Tarragona.
Mariano Rajoy y Josep Piqué, ayer en Tarragona.JOSEP LLUÍS SELLART

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS