Crítica:ÓPERA
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Monteverdi siempre

En los últimos años, el Festival Mozart de A Coruña ha tendido un puente a Rossini y otro al barroco italiano. Fruto de ello es que Alberto Zedda ha sido elegido el mejor director del último año por una ópera rossiniana, y Orfeo, de Sartorio, de Pierluigi Pizzi, la mejor nueva producción durante 2005 en España, en los premios líricos Campoamor de Oviedo. En esta edición del festival que contempla óperas de libertinos "donjuanescos" sin recurrir a Mozart, no podía faltar el barroco y lo ha hecho con uno de sus títulos más hermosos, La coronación de Popea, de Monteverdi, en la producción de la Zarzuela de 1999, que en A Coruña no ha lucido tanto. Tal vez por la aplicación de la iluminación, tal vez por la escasa teatralidad de los cantantes o tal vez simplemente porque ha envejecido.

Zedda ama esta obra con el corazón y se nota. A contracorriente de los Christie o Minkowski, utiliza instrumentos modernos y dirige deleitándose en la belleza del sonido, recreándose en la suerte del estiramiento quizás con exceso, aunque sin perder en ningún momento la serenidad. La obra llega al espectador y eso es lo que importa. No llega, en cualquier caso, en su plenitud en esta ocasión porque el reparto vocal está lejos de lo deseable en estas pruebas al límite, con cierta inestabilidad en los equilibrios, una afinación manifiestamente mejorable y problemas evidentes de estilo. El foso está un pelín alto, lo que no favorece la conjunción con la escena. Pero la obra conmociona a pesar de que los cantantes no traspasen el umbral de las emociones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción