Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los bancos se juegan poco

El Santander no está en Bolivia y el BBVA sólo gestiona pensiones

Los dos grandes bancos, el Santander y el BBVA, ven con distanciamiento y sin alarmas la situación de Bolivia o incluso un posible empeoramiento de Venezuela. En todo América sí tienen mucho en juego, sobre todo el BBVA que recibe de esta región el 48,5% de sus beneficios. En el Santander es el 35%.

Según Emilio Botín, presidente del Santander, la decisión de Bolivia de nacionalizar los hidrocarburos "es un episodio malo pero aislado. En otros países de América Latina, como Brasil, México y Chile, existe seguridad jurídica y se respetan las reglas del juego", afirmó recientemente. Pocos días después, el vicepresidente y consejero delegado, Alfredo Sáenz, añadió sobre la corriente indígeno-nacionalista: "No es un tema inquietante, puesto que nuestra presencia está muy diversificada, principalmente en los grandes países".

El BBVA gestiona el 50% de las pensiones privadas de Bolivia, y tiene en su cartera acciones de empresas que pueden ser nacionalizadas

El Santander vendió su filial boliviana una semana antes de la llegada al poder de Evo Morales. El comprador fue una familia local.

El Santander vendió, con gran habilidad, por cierto, su filial boliviana una semana antes de la llegada de Morales al Gobierno. El comprador, que aportó plusvalías, fue una familia local, para que no hubiera problemas con las autoridades. En el otro país en discusión, Venezuela, esta entidad controla el 13% de los créditos, dispone de 256 oficinas y tiene 2,3 millones de clientes. En los tres primeros meses de 2006 ha ganado 42 millones de euros, un 26,5% más.

BBVA sí está en Bolivia, pero sólo como gestor de la mitad de los fondos de pensiones, que están privatizados. El problema es que estos fondos han invertido en empresas energéticas que ahora pueden ser nacionalizadas. Así, la entidad está negociando con las autoridades bolivianas la valoración de estos títulos.

Por otro lado, en Venezuela el BBVA tiene el Banco Provincial, que ganó, hasta marzo, 21 millones de euros, un 17% más. Fuentes de esta entidad destacan la escasa importancia financiera de estas participadas en el conjunto de América Latina y comentan que reacciones como las de Bolivia, "se producen porque existe un trasfondo de pobreza y debilidad institucional muy grande".

Otras fuentes apuntan que no son políticas populistas "ya que las cifras macroeconómicas son buenas. Se deberían denominar clientelistas porque lo que buscan es favorecer a grupos concretos (indígenas, desfavorecidos, etc.), que les han servido para alcanzar el poder". Ahora, continúan estas fuentes, los gobiernos utilizan las empresas y no las políticas macroeconómicas.

¿Está en peligro México si llega al poder el partido izquierdista de López Obrador? Desde el BBVA (que recibe el 36% del beneficio de este país) se apunta que no inquieta su programa, pese a que ha insistido en rebajar las comisiones bancarias y ampliar la bancarización (ahora del 25%) a las clases populares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de mayo de 2006