El Congreso aprueba la ley que liquida el actual modelo de RTVE

La SEPI se hará cargo de la corporación hasta que el Parlamento nombre al nuevo presidente

La nueva RTVE está en marcha. El Pleno del Congreso aprobó ayer la Ley de la Radio y la Televisión de Titularidad Estatal con el respaldo de todos los grupos salvo el PP (183 votos a favor y 134 en contra). Esta reforma pone fin a la designación de un director general por el Gobierno (potestad que estará en manos del Parlamento), crea un modelo de financiación estable (recursos publicitarios y subvención) y prohíbe privatizar la producción de los informativos. Durante el periodo transitorio, y tras el cese de la actual directora general, Carmen Caffarel, y del Consejo de Administración, RTVE estará regida por un administrador único y en manos del Consejo de Liquidación, que se encargará de transformar el Ente Público en una corporación.

Más información
Los sindicatos de RTVE abandonan la negociación con la SEPI por el expediente a un trabajador
Los sindicatos recuperan la negociación tras la huelga

En esta ocasión, los grupos parlamentarios no han logrado el consenso que hace 26 años obtuvo el Estatuto de RTVE. El PP se quedó solo en su oposición a una ley que garantiza la independencia de la radio y la televisión estatales respecto al Gobierno. La portavoz popular, Macarena Montesinos, reprochó a los socialistas no haber apostado por un "pacto de Estado" para redefinir los medios públicos y dijo que la ley es "incompatible" con el plan de saneamiento de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que "adelgaza RTVE y regala publicidad y audiencia a las cadenas privadas".

El portavoz socialista, Óscar López, lamentó que el PP haya "torpedeado" una ley que "pone fin a la televisión de partido, de la deuda y de la corrupción", y crea una televisión del siglo XXI "fuerte, de calidad, que informe y no manipule". ERC y CiU votaron a favor, aunque criticaron el cierre de la cadena Ràdio 4 y el recorte de los centros territoriales. Izquierda Unida valoró las garantías de independencia, si bien cuestionó el plan de saneamiento y el PNV aplaudió el "profundo calado" de la reforma, mientras Coalición Canaria se felicitaba por el reconocimiento expreso del hecho insular.

La puesta en marcha de la ley, que recoge algunos de los aspectos fundamentales del informe del comité de sabios sobre los medios de comunicación estatales, circulará en paralelo a la reestructuración del modelo de la producción y del recorte de plantilla que está llevando a cabo la SEPI.

A partir de ahora se abre un complejo y farragoso periodo transitorio en el que se modificará el régimen jurídico de RTVE y se sustituirán sus órganos directivos. El Gobierno prevé que los nuevos gestores sean nombrados después del verano, de manera que el 1 de enero de 2007 esté operativa la nueva RTVE.

- Corporación RTVE. El Ente Público pasará a ser una corporación con carácter de sociedad anónima y capital íntegramente estatal. Estará constituida por dos sociedades: TVE y RNE.

- Consejo de Liquidación. Una vez que la ley sea publicada en el Boletín Oficial del Estado, el Ente Público entrará en un proceso de disolución-liquidación. El Consejo de Ministros aprobará los estatutos sociales de la nueva entidad y en el plazo de 10 días se constituirá la corporación. A partir de entonces se designará un administrador provisional único y cesarán la directora general, Carmen Caffarel, y los miembros de Consejo de Administración. Sus funciones serán asumidas por un Consejo de Liquidación del Ente Público compuesto por cinco miembros nombrados por la SEPI.

- Presidente. Finaliza la etapa en la que el nombramiento del director general corre a cargo del Ejecutivo. El futuro presidente de RTVE (que asume las funciones que ahora ejerce el director) será elegido por el Parlamento. Será uno de los 12 consejeros.

- Consejo de Administración. Estará compuesto por 12 miembros: 4 elegidos por el Senado y 8 por el Congreso, por una mayoría de dos tercios. El Senado introdujo una enmienda para que el principal partido de la oposición no pueda bloquear esta elección. De esta manera, si en el plazo de dos meses desde la primera votación no se alcanza la mayoría de dos tercios requerida, será suficiente una mayoría absoluta (la mitad más uno de los diputados). Esta cláusula de "desbloqueo" sólo se aplicará en esta ocasión.

- Producción. RTVE desempeñará las funciones de servicio público y fomentará el plurilingüismo en los centros territoriales con lengua propia. Se prohíbe la posibilidad de privatizar la producción y edición de los programas informativos y tampoco se podrán "ceder a terceros" aquellos programas previstos en el mandato-marco, es decir, el conjunto de objetivos generales que aprobarán las Cortes. RTVE impulsará la producción propia de su programación de forma que abarque "la mayoría de los programas difundidos en las cadenas generalistas".

- Financiación. La ley acaba con el recurso ilimitado al endeudamiento. Este mecanismo ha provocado que desde principios de los años noventa, RTVE haya acumulado una deuda de 7.500 millones de euros. Habrá un modelo mixto de financiación: recursos procedentes del mercado publicitario, ingresos por la comercialización de productos y subvenciones a cargo de los Presupuestos Generales del Estado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS