Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Investigación de un supuesto fraude

Afinsa y Fórum crearon una red de sociedades fantasma para compras falsas en el extranjero

Sociedades fantasma, sobreprecios en las compras que realizaban en el extranjero, descuadre entre lo que adquirían a los proveedores y lo que posteriormente vendían a sus clientes. Son sólo algunas de las irregularidades destapadas en la investigación judicial de las actividades de las sociedades Afinsa y Fórum Filatélico, que captaban el dinero de ahorradores particulares. En total, ambas reunieron unos 350.000 clientes en más de 25 años de funcionamiento.

Los inspectores de Hacienda han destapado sofisticadas estrategias empresariales que los directivos de Afinsa y Fórum pusieron en práctica durante años para mantener vivo el negocio. Los investigadores afirman incluso que las dos empresas intervenidas por los jueces mantuvieron negocios con proveedores extranjeros que estaban inmersos en procesos legales por graves delitos. Éstas han sido las principales razones para que la Fiscalía Anticorrupción les acuse de delitos contra la hacienda pública, blanqueo de capitales, insolvencia y falsedad documental.

La Agencia Tributaria abrió una investigación por la liquidación del IVA, IRPF e impuesto de sociedade

El seguimiento por distintos países europeos a empresas vinculadas a las dos firmas acreditó que no existían

La investigación de Hacienda descubrió que las adquisiciones de las filatélicas no coincidían con las ventas de proveedores

Las primeras investigaciones sobre Afinsa y Fórum Filatélico comenzaron en 1998 y han durado, en una primera fase, hasta 2002. Según algunas fuentes, las investigaciones se iniciaron porque las compras que realizaban en el extranjero no casaban con las ventas producidas en España.

Este desfase llevó a los investigadores hasta los proveedores que suministraban los sellos a las dos sociedades filatélicas que controlan el mercado. Se les reclamaron las facturas y se comprobó que no casaban -por muy altas o muy bajas- con las compras que, en algunas ocasiones, habían declarado Afinsa y Fórum Filatélico.

La comprobación de la fidelidad de las facturas no fue fácil, ya que la mayor parte de los proveedores de estas dos sociedades filatélicas están en el extranjero, principalmente en Estados Unidos, Alemania y Reino Unido.

Estas sociedades levantaron sospechas porque no declaraban todas las compraventas de sus clientes, personas físicas, por valor superior a 3.000 euros, como obliga la ley.

Sí lo hacían cuando los que intervenían eran empresas, personas jurídicas, pero no los pequeños clientes, argumentando que era información confidencial.

En el caso de Fórum, existían diferentes prácticas. Una de ellas consistía en pagar un precio que no correspondía a los sellos adquiridos. Preguntados los responsables de Fórum, explicaron que habían destruido una parte de los sellos comprados, una explicación que nunca ha convencido a la Administración.

Los investigadores sospechan que con este sistema se podría haber sacado dinero fuera de España con la apariencia de una compra simulada. Si no, no se explica la justificación de pagar precios por encima de los vigentes en el catálogo.

En otra ocasión, la práctica de Fòrum consistía en sobrevalorar los precios de los sellos que tenía en España y que colocaba a los clientes. Cuando los investigadores preguntaban cómo era posible ingresar cantidades tan altas por los sellos, las justificaciones tampoco fueron convincentes.

Con el paso del tiempo, se llegó a la conclusión de que el origen de todo estaba en los proveedores y las sociedades de las que decían adquirir los pliegos. En este capítulo las sorpresas fueron importantes. Algunos de los mayoristas resultaron ser comerciantes que tenían con causas abiertas en los tribunales de sus respectivos países por diferentes irregularidades.

Otras sociedades, de las que existían facturas, sencillamente no existían en Alemania, Reino Unido o Estados Unidos, principales mercados. Era otra fórmula para sacar dinero fuera de España.

En el caso de Fòrum, otra de las líneas de investigación se abrió porque manejaba una gran cantidad de sellos de alta calidad y rareza. En este caso, se llevaron los sellos hasta los técnicos de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre para su análisis. Estos especialistas compararon algunos ejemplares con las colecciones de la Fábrica Nacional y determinaron, en varias ocasiones, que algunas condiciones técnicas de los sellos eran sospechosas. Así comenzó la línea de investigación de la falta de autenticidad de algunos pliegos que estaban comercializándose.

También la investigación llegó a la conclusión de que tanto Afinsa como Fórum Filatélico compartían prácticas, lo que aumentó las sospechas generales sobre un funcionamiento fraudulento continuado.

En una ocasión, cuando se estaba intentando comprobar la veracidad de una compra por la que se había pagado un importante precio, los investigadores fueron más lejos. En este caso, pidieron a las autoridades de Alemania que, antes de que el paquete saliera del país, en la misma frontera, se detuviera el envío y se procediera a su apertura. Las autoridades accedieron y la sorpresa fue máxima cuando en el interior del valioso paquete con destino a Madrid sólo había recortes de periódicos. Otra vez, se había pagado por nada, aunque la aparente compraventa justificaba la salida de una importante cantidad de dinero.

La Fiscalía Anticorrupción tomó las investigaciones hace un año aproximadamente y continuó avanzando en la comprobación del funcionamiento de Afinsa y Fórum Filatélico.

Los propios auditores de Afinsa alertaron de las dudas sobre la valoración de los sellos. En 2004, apuntaron que Afinsa tuvo unas pérdidas de 60,6 millones de euros por la diferencia entre el precio al que Afinsa debía recomprar a clientes una partida de filatelia denominada "especímenes" y el valor estimado de mercado de esta partida. "Afinsa tiene prevista la compra a sus clientes por el precio mínimo comprometido [de] la referida mercancía y la posterior enajenación [de la misma] por un precio inferior establecido en base al dictamen pericial", señalaba en la memoria la auditoría de Gestynsa Auditores Externos. Esta partida suponía el 12% de los ingresos de Afinsa y el 17% del activo total.

Además, Afinsa también tuvo abierta otra investigación por la liquidación del impuesto de sociedades, el IVA y las retenciones del IRPF.

CONCLUSIONES DE LA INVESTIGACIÓN DE LA AGENCIA TRIBUTARIA

- Las dos sociedades investigadas levantaron las sospechas de Hacienda porque no declaraban todas las compraventas

de sus clientes

- Fórum Filatélico llegó a contestar a los inspectores de la Agencia Tributaria que había destruido unos sellos por los que pagó precios irreales

- Algunos de los proveedores en el extranjero estaban inmersos en procesos judiciales por prácticas delictivas

- Facturas de empresas con sede en distintos países de Europa resultaron falsas, pues las sociedades no existían.

- Técnicos de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre analizaron los sellos y plantearon dudas sobre su autenticidad

- Las autoridades españolas bloquearon una operación en Alemania para una compra de sellos que en realidad escondía una operación de supuesto blanqueo de dinero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de mayo de 2006

Más información