El estado de la economía valenciana

Cada valenciano debe 2.469 euros

La deuda pública de la Generalitat Valenciana no tiene parangón con ninguna otra comunidad autónoma española ni en relación con la riqueza regional ni en relación con la población. Cada valenciano debía 734 euros a finales de 1995. Diez años después, con el censo actualizado, cada valenciano debe 2.469 euros a pesar del notable aumento de población registrado en la última década.

La deuda por habitante sólo resiste la comparación con Cataluña. Cada catalán debe 2.325 euros como resultado de la división de la deuda pública registrada por el Banco de España entre el número de habitantes que recoge el último padrón del INE.

La deuda pública de la Comunidad de Madrid ha crecido de forma notable en los últimos años como resultado de las obras de ampliación del metro, pero cada madrileño debe 1.778. Los vecinos que residen en las Islas Baleares, con una población que ligeramente inferior al millón de habitantes en 2005, deben 1.607 euros por cabeza.

Andalucía, una región cuyo gobierno ha ejercido históricamente las mismas competencias que la Comunidad Valenciana, arroja un registro muy inferior. Cada andaluz debe 953 euros, una cantidad que apenas ha sufrido ligeras oscilaciones desde hace una larga década.

La comparación de las evoluciones de la deuda pública y el PIB en las mismas comunidades autónomas a lo largo de la última década tampoco resulta halagüeña.

Sólo el Consell Insular de las Islas Baleares ha disparado la curva ascendente de la deuda entre 2004 y 2005 para situar el crecimiento de sus obligaciones hasta el 355% en la última década frente a un crecimiento del PIB regional del 123% en el mismo periodo.

La Comunidad de Madrid, cuya deuda se dispara desde 2000, acumula un crecimiento de sus obligaciones que roza el 218% en una década. En el mismo periodo, el PIB regional ha crecido un 111%.

Cataluña acumula la mayor deuda regional en términos absolutos, pero su crecimiento en la última década arroja una paralela muy próxima a la evolución de la riqueza regional. La deuda de Cataluña ha crecido un 110% en la última década, mientras que el PIB regional de Cataluña ha crecido un 100% en el mismo periodo.

El caso andaluz resulta el más contenido. La deuda de la Junta de Andalucía ha crecido un 60% desde 1996, pero el aumento del PIB regional supera el 106,5% en el mismo periodo.

Los expertos aseguran que la deuda pública no se paga nunca, lo más que pueden hacer los gobiernos es reducir su peso en relación con el PIB para mermar su incidencia en la evolución de la economía regional. Los sucesivos gobiernos autonómicos del PP al frente de la Generalitat mantuvieron durante años la ficción del equilibrio presupuestario de acuerdo con la consigna del déficit cero, pero la evolución de la deuda pública revela lo artificial de la situación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 11 de abril de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50