Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aplazado por una huelga el estreno en París de la ópera 'Adriana Mater', de Saariaho y Maalouf

Adriana Mater, ópera de la compositora finlandesa Kaija Saariaho y del escritor libanés Amin Maalouf, que debía estrenarse anoche en el teatro parisiense de la Bastilla, vio suspendida su primera representación a causa de una huelga en solidaridad con los llamados intermitentes del espectáculo. Los problemas de esta categoría laboral ya provocaron en su momento la suspensión de los festivales de música de Aix-en-Provence, de teatro de Aviñón, de rock de La Rochelle o de danza de Montpellier en 2003. Poco después le costaron el cargo al ministro de Cultura Jacques Aillagon, y su sucesor, Renaud Donnadieu de Vabres, prometió resolver el embrollo. El resultado es que tres años después los intermitentes siguen sin ver mejor dibujada su categoría laboral -las telefonistas, maquilladoras o chóferes se acogen a ese estatuto privilegiado- ni garantizados sus subsidios.

Adriana Mater, cuyo estreno ha sido pospuesto al próximo lunes, tiene como director de escena a Peter Sellars y como director musical a Essa-Peka Salonen. No es el único espectáculo en vivo que padece de ese recrudecimiento del combate sindical de los intermitentes pues la Comédie Française también suspendió ayer sus representaciones, al igual que el teatro Nacional en la colina de Chaillot o el del Rond-Point, en los Campos Elíseos. Y el conflicto afectó también a los teatros nacionales de Dijon, Nancy, Rennes, Estrasburgo y Saint Etienne.

Los intermitentes, que no han dejado de hacer oír su voz cada vez que ha habido una ceremonia que reunía la profesión -entrega de premios cinematográficos, teatrales, de la industria del disco, etcétera-, encuentran ahora un contexto social favorable: el de la protesta contra el CPE (Contrato Primer Empleo). Así, los intermitentes del espectáculo han podido inscribir y revitalizar su reivindicación sectorial en un marco general de protesta contra la masificación de la precariedad laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de marzo de 2006