Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafael Rojas gana el Anagrama con un ensayo sobre la literatura cubana

El historiador cubano Rafael Rojas (Santa Clara, 1965), exiliado en México desde 1991, ha obtenido el premio Anagrama de ensayo por Tumbas sin sosiego. Revolución, disidencia y exilio del intelectual cubano, un vasto estudio sobre la enconada disputa que mantienen desde hace décadas los dos bandos de la intelectualidad isleña, tristemente dividida entre la diáspora y los leales al régimen de Fidel Castro. Como finalista quedó Vidas adosadas. El miedo a los semejantes en la sociedad contemporánea, del doctor en Filosofía Pere Saborit (Manlleu, Barcelona, 1961).

Rojas recibió ayer en México "con alegría y emoción" la buena noticia del premio. En una conversación telefónica con este diario, explicó que su ensayo ofrece una historia de la intelectualidad cubana desde mediados del pasado siglo XX hasta la actualidad. "Me propuse reconstruir el mapa literario de autores, publicaciones y debates bibliográficos del legado cultural cubano", afirmó. Su obra no excluye a nadie. Están presentes tanto los escritores que optaron por el exilio, como los que permanecen en la isla, mantengan o no una actitud crítica con el régimen castrista. "Buena parte del ensayo recorre el impacto de la Revolución en la vida intelectual cubana. Hasta entonces, convivían en la isla tres discursos: el liberal, el católico y el comunista. La política cultural de Castro acabó con esta convivencia, porque se propuso comenzar de cero", dijo.

Las semblanzas de los escritores Manuel Moreno Fraginals, Cintio Vitier, Roberto Fernández Retamar, Heberto Padilla, Jesús Díaz, Guillermo Cabrera Infante y Raúl Rivero le sirven al ensayista para reconstruir un relato bibliográfico roto por la disputa histórica entre exiliados y revolucionarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de marzo de 2006