El tiempo de las duchas

Un magistrado en excedencia, Arcadio Díaz Tejera, que fue Diputado del Común (el defensor del pueblo de las islas) y ahora aspira a ser "alcalde socialista de mi ciudad natal", estaba asombrado estos días de la repercusión que ha tenido la noticia de que los dos principales implicados en la trama eólica hayan pasado días "sin poder ducharse", obligados por el juez Parramón a estar a buen recaudo "para que no se filtraran informaciones".

Dice el magistrado que en la sociedad española sigue la idea de que los jueces han de tratar de manera distinta "a los detenidos de cuello blanco, los presuntos delincuentes de determinada categoría social, y a los delincuentes de cuello azul, aquellos que van a los juzgados acusados, por ejemplo, de robar gallinas". Según él, todos los presuntos delincuentes, son iguales, de modo que el trato que deben recibir en los juzgados ha de ser similar en todos los casos.

Es cierto que estos días se ha hecho mucho énfasis en Canarias en la supuesta penuria higiénica en la que han vivido los detenidos; este periódico se hizo eco también de las condiciones en que tuvo que comparecer ante el juez otro de los implicados, quien, desprovisto de cinturón por imperativo de las condiciones que se han de observar en prisión, tuvo dificultades para mantener su vestimenta en condiciones ortodoxas. Según su colega, "Parramón está llevado a cabo, desde el punto profesional, una instrucción impecable". "Lo que tiene que ver la gente es si trata la justicia como es debido". A él le asombra que a la gente le asombre, como ha ocurrido ahora, que a los detenidos se les pongan esposas. "Que nadie se alarme, tiene que ser así".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 16 de febrero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50