Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA DEL ESTATUTO CATALÁN

El PP no podrá validar las firmas electrónicas contra el Estatuto, según Protección de Datos

Las firmas recogidas en la página web del PP en apoyo de la iniciativa de ese partido para pedir un referéndum en toda España sobre la reforma del Estatuto de Cataluña no podrán ser cruzadas con otra base de datos para comprobar su autenticidad, al no advertirse en la web de esta posibilidad, según ha explicado la Agencia de Protección de Datos (APD).

Si bien las fuentes de la APD no quisieron valorar el caso concreto de la página del PP, sí explicaron que la advertencia que se recoge en la petición de firmas no autoriza a ceder los datos a terceros para comprobar su autenticidad. Los firmantes tendrían que haber sido consultados sobre si acceden al uso de sus datos para ser verificados. En el texto de la página sólo se previene de que el firmante "autoriza, de acuerdo con la ley, la remisión de su firma al Congreso de los Diputados, como apoyo a la proposición no de ley solicitando la convocatoria de referéndum".

El consentimiento voluntario autoriza a ceder las firmas como apoyo tal y como fueron recogidas, sin verificar, cruzadas con otra base de datos, ya que la única fórmula sería hacerlo bajo notario una a una. "No informar de este procedimiento y cruzar los datos sin permiso sería un incumplimiento grave de la Ley Orgánica de Protección de Datos", señalaron esas fuentes. La página del PP no establece ningún sistema de comprobación de la autenticidad de la identidad de quien muestra su apoyo y ni siquiera es necesario dejar un correo electrónico.

Ángel Acebes, secretario general del PP, aseguró que su partido ha conseguido en una semana más de 800.000 firmas a favor del referéndum. "Si para tomar decisiones sobre las inversiones, la financiación de las comunidades autónomas, las infraestructuras, la primera que decide es Cataluña, significa que la están colocando en una situación de superioridad respecto al resto de españoles y a partir de aquí habrá ciudadanos de primera y de segunda", opinó Acebes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de febrero de 2006