Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAMBIO HISTÓRICO EN ORIENTE PRÓXIMO

Los palestinos eligen a Hamás

El movimiento islamista logra la mayoría absoluta en el Parlamento y desplaza del poder a Al Fatah

Los palestinos han inaugurado en las urnas una nueva etapa en su turbulenta y dramática historia. El Movimiento de Resistencia Islámica Hamás ha logrado en las elecciones generales celebradas el miércoles un triunfo tan contundente como sorprendente al cosechar 76 de los 132 escaños. Relega así a una amarga oposición a Al Fatah, el histórico partido fundado por Yasir Arafat, cuyo estrepitoso fracaso -contará con sólo 43 diputados- le margina de la primera línea del devenir político de los palestinos. Hamás anunció anoche que desea entablar inmediatas negociaciones con todos los partidos para formar un Gobierno de unidad nacional. Al Fatah rechazó la propuesta. El proceso de paz con Israel está más en el aire que nunca.

Los electores votaban por una lista a escala nacional en la que se elegían 66 legisladores. Hamás se hizo con 30 de esos escaños; Al Fatah consiguió 27; el Frente Popular para la Liberación de Palestina, 3; la Tercera Vía, 2; la candidatura de Mustafá Barghuti, 2, y Palestina Independiente, 2. Pero fue en la votación en cada una de las 16 circunscripciones de Cisjordania y Gaza donde los islamistas arrasaron. Se hicieron con 46 de los 66 escaños. En ciudades como Hebrón (9), o el distrito Norte de Gaza (5) se alzaron con todas las actas parlamentarias en disputa.

Ya no es sólo la franja de Gaza el bastión de Hamás. Los resultados revelan que las tesis de los islamistas -tras años de ineficacia, corrupción y nulos frutos en el proceso de paz con Israel emprendido por la Autoridad Nacional Palestina- han arraigado.

Los fundamentalistas enunciaron su listado de prioridades. La primera, reconstruir los territorios ocupados. Ahmed Mubarak, uno de los diputados elegidos en Ramala, señaló: "Estamos satisfechos y orgullosos con la confianza que han depositado en nosotros. Esperábamos ganar, pero no con semejante mayoría. Tenemos que ordenar la casa palestina, reforzar la economía, luchar contra la corrupción, reformar el poder judicial, proteger la libertad de pensamiento y acabar con los arrestos políticos". No citó la negociación con Israel. Son conscientes de que no serían admitidos como interlocutores por el Estado judío, de ahí su deseo de incluir a ministros de otros partidos que pudieran asumir esa función, al tiempo que Hamás se centra en los asuntos sociales, la verdadera clave de su éxito.

Gobierno de unidad

El juego político comenzó por la mañana, antes de que se conocieran los resultados del escrutinio. El movimiento fundamentalista no desea perder un segundo para poner en práctica su programa. No se saldrá con la suya en uno de los asuntos cruciales, la constitución de un Ejecutivo de unidad nacional. "Hamás quiere reunirse con el presidente [Mahmud] Abbas y las facciones palestinas inmediatamente para comenzar consultas con el fin de formar Gobierno", declaró desde Gaza Ismail Hania, número uno de la lista nacional de Hamás.

Los líderes de Al Fatah se le adelantaron y tomaron la iniciativa para rechazar su oferta. Saeb Erekat, jefe del equipo negociador con Israel, aseguró tras una reunión con Mahmud Abbas: "Se va a solicitar a Hamás que forme Gobierno. Nosotros, Al Fatah, no iremos con ellos. Seremos una oposición leal y reconstruiremos el partido". "Hamás debe asumir sus responsabilidades", añadió Yibril Rayub, candidato que se enfrentaba en Hebrón a su hermano, que milita en el grupo islamista.

La Autoridad Nacional Palestina afronta una situación muy compleja. Abbas, a quien se atribuyen las competencias de política exterior, está abocado a nombrar un primer ministro de Hamás con inclinaciones políticas completamente opuestas. Los encontronazos con los dirigentes islamistas prometen ser sonoros.

La intención de Hamás era componer un Ejecutivo con miembros de Al Fatah. Pero descartada aparentemente esta posibilidad, podrían optar por Salam Fayad -líder de La Tercera Vía, ex funcionario del Fondo Monetario Internacional y ex ministro de Hacienda que dimitió del Gobierno del primer ministro Ahmed Qurei tras denunciar prácticas corruptas- para ocupar la cartera que ya abandonó.

Bruselas tiene ahora una patata caliente entre manos. El Alto Representante de la Política Exterior de la UE, Javier Solana, anunció hace semanas que si Hamás formaba Gobierno, las ayudas financieras serían revisadas. La amenaza se ha mitigado en las últimas jornadas, mientras los dirigentes de Hamás aseguran haber recibido llamadas de importantes países de la UE prometiendo que esos fondos no serán recortados.

En cuanto al proceso de paz con Israel, el porvenir se adivina plagado de obstáculos. El Gobierno del primer ministro en funciones, Ehud Olmert, repite una y otra vez que nunca se sentará a dialogar con un Ejecutivo dirigido por un movimiento al que califica de terrorista. Exige su desarme como requisito sine qua non para negociar, pero se trata de una condición que Hamás se niega a considerar. La diplomacia internacional encara meses de diabólicas negociaciones. Los analistas esperan, en cualquier caso, que la llegada al poder del islamismo radical, atemperará su política.

Abbas, sin citar a Hamás en ningún momento, anunció anoche, con dos horas de retraso sobre lo previsto, que iba a iniciar sin demora las consultas para formar el Ejecutivo. Añadió que mantiene su compromiso con la Hoja de Ruta y la negociación con Israel.

Las celebraciones quedaron empañadas cuando partidarios de Hamás izaron su bandera en el Parlamento de Ramala, y se enfrentaron a pedradas con seguidores de Al Fatah. Algunas ventanas del edificio resultaron rotas, y un militante del partido derrotado resultó herido. Horas después, en la ciudad de Gaza, unos 500 hombres armados de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, ligadas a Al Fatah, marcharon para pedir la dimisión de Abbas y de los dirigentes del partido. Hamás ordenó evacuar las calles para evitar choques, según Reuters.

UNA MAREA ARROLLADORA

- Hamás ha conseguido 30 escaños en la lista nacional y 46 en las listas de las circunscripciones

- Saeb Erekat: "Se va a pedir a Hamás que forme Gobierno. Al Fatah no estará con ellos"

- Ismail Hania: "Hamás quiere comenzar las consultas inmediatamente"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 2006

Más información