Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía panameña busca en la selva a los españoles desaparecidos

Los dos cooperantes se hallaban cerca de la frontera colombiana

La policía de Panamá sigue buscando a los ciudadanos españoles José Vicente Colastra y su hijo Sergio, supuestamente secuestrados el pasado viernes en la selvática frontera de este país con Colombia. Fuentes de la Policía Nacional confirmaron que en el lugar donde desaparecieron los cooperantes se encontraron casquillos de fusil AK-47 y huellas de botas militares. Esta información abonaría la hipótesis de que padre e hijo han sido capturados por algún grupo armado.

En Jaqué, pequeño municipio donde se produjo la desaparición, y en varios pueblos cercanos sobreviven desde hace años unos 800 refugiados colombianos que han pasado a pie el límite fronterizo huyendo de enfrentamientos armados en la provincia colombiana de Chocó. Con esos refugiados trabajaban los Colastra, que pertenecen a la organización no gubernamental Tierra Viva. Aunque algunos medios locales han señalado que José Vicente Colastra vivía en Panamá desde 1999, la Embajada española en este país ha confirmado que no estaba dado de alta en el registro consular de residentes.

La región del Darién, donde se encuentra Jaqué, a unos 300 kilómetros al este de Ciudad de Panamá, está prácticamente aislada por carretera del resto del país y es zona de tránsito de grupos armados y puente de comunicación para traficantes de drogas y armas. José Vicente y Sergio Colastra visitaban la zona el viernes 20 de enero acompañados de 17 indígenas que lograron escapar de los captores que. Algunos de ellos describieron que éstos tenían acento colombiano y dispararon al aire antes de llevarse a los ciudadanos españoles, según informó ayer el diario La Prensa.

La Embajada española guarda total hermetismo sobre el caso, no habla todavía de secuestro, sino de desaparición, y remite a las autoridades policiales. En Panamá no hay Ejército desde el fin de la dictadura militar. En la sede de Tierra Viva, en la capital del país, aparte de manifestar el temor por lo ocurrido, nadie quería facilitar ayer información para no obstaculizar las investigaciones.

La búsqueda se está coordinando con las fuerzas de seguridad colombianas, ya que existe la posibilidad de que los supuestos captores hayan cruzado la frontera con los secuestrados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de enero de 2006