Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una espera tensa pero confiada en Cataluña

"Confiamos en el Ministerio de Cultura para organizar el retorno de la mejor manera", indicó ayer el abogado e historiador Josep Cruanyes, miembro de la Comisión de la Dignidad que ha protagonizado la última campaña para conseguir el retorno de los papeles a Cataluña. En su opinión, es absurdo que ahora se alegue que hay legajos que no pertenecían a la Generalitat porque, indica, "estas cajas estaban documentadas, microfilmadas y el inventario publicado desde hace más de una década por lo que no se entiende por qué el Ayuntamiento de Salamanca no había reclamado hasta ahora". Con todo, ayer en Cataluña se vivió una espera tensa, pero tranquila en la confianza de que estos impedimentos de última hora no conseguirían paralizar una ley aprobada por amplia mayoría en las Cortes.

La consejera de Cultura, Caterina Mieras, insistió en que se ha intentado que todo el proceso se hiciera en la más estricta legalidad y que "hay tiempo para que lleguen los papeles hasta el 14 de febrero, que es el tope que exige la ley". De esta manera, Mieras parecía querer evitar cualquier tipo de presión sobre el Ministerio de Cultura y, al mismo tiempo, que algún problema de última hora generara frustración en la sociedad catalana. Al contrario de lo que parece suceder en Salamanca, en Cataluña de momento la situación no se vive con crispación. El consejero primero del Gobierno catalán, Josep Bargalló, indicó ayer que este retorno no puede leerse en clave de victoria de Cataluña porque, dijo, "no estamos en guerra contra nadie. Aquí no hay victorias ni derrotas, hay hechos concretos", en referencia a la Ley 21-2005 aprobada por la mayoría del Parlamento.

Piqué, por la devolución

El presidente del Partido Popular de Cataluña, Josep Piqué, indicó a Efe: "Aunque vemos razonable el retorno de los papeles de Salamanca, somos muy críticos respecto a la forma de cómo se ha hecho". Piqué comentó que "en principio" no asistirá al acto de recepción de los legajos en Cataluña y reclamó a las instituciones catalanas "prudencia y contención porque hablamos de sentimientos y de una cuestión que va más allá de la restitución de unos papeles incautados". El presidente de los populares catalanes indicó que ha pedido al Gobierno catalán que tenga muy presente que la devolución "se hace en contra de una institución análoga, que es la Junta de Castilla y León, y de otra como el Ayuntamiento de Salamanca".

La restitución que establece la ley afecta a dos tipos de documentos. Los primeros, estas 500 cajas que saldrán hoy de Salamanca, fueron incautados a organismos de la Generalitat o dependientes de esta institución así como del Parlament de Cataluña.

El resto, perteneciente a entidades o particulares y que fueron requisados en su día en Cataluña, serán también devueltos en una segunda fase, probablemente a partir de junio, a la Generalitat, que establecerá el mecanismo legal para devolverlo a sus legítimos propietarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de enero de 2006