Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Austria devolverá seis cuadros de Klimt robados bajo el nazismo

La Galería Austriaca, destacada pinacoteca estatal situada en el Palacio Belvedere, en Viena, tendrá que devolver seis cuadros de Gustav Klimt (1862-1918) que fueron robados a sus propietarios por los nazis. La sentencia fue dictada por un tribunal de arbitraje y debe ser avalada aún por el ministerio austriaco de Educación. El Retrato de Adele Bloch-Bauer (1907) es el lienzo más célebre entre las seis pinturas que el museo vienés deberá devolver, entre las que figuran cuatro paisajes y otro retrato, que data de 1912, de la misma dama.

El viudo de Adele Bloch-Bauer (1881-1925), Ferdinand Bloch-Bauer, fue despojado de sus propiedades después de la anexión de Austria por la Alemania de Hitler, y tuvo que huir a Suiza. También su sobrina, Maria Altmann, se refugió, y ahora, con 89 años, vive en Los Ángeles. Con la ayuda de su abogado Randol Schönberg (nieto del compositor Arnold Schönberg), Altmann recurrió a los tribunales estadounidenses hace seis años para exigir al Estado austriaco la devolución de las obras de arte confiscadas, cuyo valor se calcula en unos 135 millones de dólares. Era la primera vez que un tribunal de apelaciones estadounidense exigía que un Gobierno extranjero le diera respuesta por un caso vinculado al Holocausto. El litigio se complicó a raíz del testamento de Adele Bloch-Bauer de 1923, en el que manifestaba su deseo de que su marido donara los cuadros de Klimt a la Galería Austriaca. No obstante, la sobrina demandante sostenía que ese legado había perdido validez, dado que ella había heredado las pinturas antes de la llegada de los nazis. Finalmente, la señora Altmann y el Estado de Austria prefirieron resolver el pleito con un acuerdo extrajudicial pero vinculante, mediante un tribunal formado por tres jueces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de enero de 2006