Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENSIÓN NUCLEAR CON IRÁN

España expresa su "enorme preocupación", pero cree que hay tiempo para que Teherán dé marcha atrás

El Gobierno español expresó ayer, a través del ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, su "enorme preocupación" ante la decisión del Gobierno de Teherán de reanudar su programa nuclear, pese a las advertencias de la comunidad internacional, aunque mostró su convencimiento de que Irán aún está a tiempo de rectificar.

Moratinos realizó estas declaraciones tras reunirse con el director del Organismo Internacional de la Energía Atómica, Mohamed el Baradei, a quien trasladó la posición española respecto a la crisis iraní. "Nuestra posición es de unidad, dentro de la Unión Europea, y de preocupación, de enorme preocupación", señaló el titular de Exteriores, ante la posibilidad de que Teherán decida enriquecer uranio, que podría ser utilizado para fabricar armamento nuclear.

Moratinos explicó además, que tanto España como el OIEA consideran que "estamos a tiempo de que Irán recapacite". "Han levantado los precintos

[de las instalaciones nucleares, cerradas hace dos años] pero no han iniciado las actividades", indicó. El jefe de la diplomacia española recordó que si el Gobierno que encabeza el ultraconservador Ahmed Ahmadineyad no da marcha atrás, la presión internacional seguirá adelante. Según el calendario establecido, el próximo lunes tendría lugar una reunión urgente en Viena, la sede de la OIEA, de la que posiblemente saldrá una convocatoria de la junta de Gobernadores del organismo atómico a principios de febrero. La junta puede decidir llevar el asunto al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde podrían adoptarse sanciones contra Irán. El pasado martes, Alemania, Francia y Reino Unido -los países que llevan dos años negociando con Irán y que han dado las negociaciones por terminadas- y el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Javier Solana ya amenazaron con llevar a Teherán ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

"Nos gustaría que Irán tomara nota y que esta llamada de atención y la preocupación manifestada por la práctica totalidad de la comunidad internacional haga que recapacite y que evite que se tomen nuevas medidas", expresó Moratinos, quien destacó la gravedad de la actual situación frente a anteriores crisis. "Irán no había tomado decisiones tan preocupantes como las que acaba de adoptar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de enero de 2006