Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El olivar concentra la mitad de los 1.740 millones anuales en ayudas agrícolas europeas hasta 2013

El campo andaluz estrena el sistema de subvenciones desvinculadas de la producción

El sector agrícola y ganadero andaluz encara 2006 con el estreno de un nuevo sistema de ayudas comunitarias. El régimen de pago único desvincula las ayudas de la producción y tendrá en cuenta los derechos del periodo de referencia del trienio 2000-2002, a excepción del aceite de oliva, donde el periodo se amplía al cuatrienio 1999-2003. El sector agrícola andaluz tiene, en principio garantizado hasta el año 2013 el mismo cheque de ayudas que ha venido recibiendo en los últimos años, es decir, unos 1.740 millones de euros, de los que la mitad va a parar al sector olivarero.

El nuevo régimen de ayudas, que responde a la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) aprobada por el Consejo Europeo en 2003, estará vigente, en principio, hasta el año 2013. Se basa en la llamada ayuda desacoplada, es decir, desvinculada de la producción y con un pago único por explotación. No obstante, en determinados sectores la aplicación de este régimen será parcial, quedando parte de las ayudas vinculadas al cultivo o al mantenimiento de cabezas de ganado en la explotación.

Así por ejemplo, en el sector del olivar el 95% de las ayudas serán desacopladas (el 100% cuando la explotación sea inferior a 0,3 hectáreas) y el 5% restante se aplicará como ayuda a superficie de olivar plantado antes del 1 de mayo de 1998 o con olivos plantados posteriormente en sustitución de otros ya existentes y registrados en el sistema de información geográfica (SIG-Oleícola).

En los cultivos herbáceos, en determinados sectores como los cereales, oleaginosas (soja o girasol, entre otras) y proteaginosas (guisante, haba...) la aplicación del régimen de pago único es parcial, quedando parte de las ayudas vinculadas al cultivo. Por el contrario, las ayudas por retirada obligatoria de tierras y las leguminosas de grano (garbanzo, lenteja...) quedan totalmente desvinculadas de la producción.

En el sector del algodón, la aplicación del régimen de pago único es parcial, quedando el 65% de las ayudas desvinculado del cultivo (una ayuda de 1.509 euros por hectárea) y el 35% restante como ayuda acoplada (1.039 euros por hectárea). También en la ganadería ovina y caprina el régimen de pago único contempla que parte de las ayudas queden acopladas al mantenimiento de los animales. Algo parecido ocurre con el vacuno. La prima por sacrificio de bovinos adultos se desacopla en un 60%, la primera especial vacuno macho, el pago por extensificación y los pagos adicionales se desacoplan al 100%. El resto de las primas ganaderas quedan totalmente vinculadas a la producción. En cuanto a la prima láctea y los pagos adicionales se desacoplan totalmente a partir de 2006.

Gestión ambiental

Otra novedad que introduce la reforma de la PAC es la condicionalidad o la necesidad de que, para recibir cualquier ayuda se respeten en las explotaciones una serie de normas referidas a la buena gestión del entorno natural, al bienestar animal, a la salud pública y a la sanidad animal y vegetal.

Por otro lado, a las ayudas que reciban los agricultores y ganaderos en cada año natural se le aplicará un porcentaje de retención, lo que se conoce técnicamente como modulación. La retención se destinará a sufragar medidas agroambientales o a medidas de diversificación de la economía rural. No obstante, el importe retenido por los primeros 5.000 euros se devolverá a los agricultores y ganaderos como un importe adicional de ayuda. La modulación será del 4% en este año y del 5% durante el periodo comprendido entre 2007 y 2013.

El calendario para recibir las ayudas se inició en 2005, con la identificación de los beneficiarios. A partir de ahora, la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía debe abrir un plazo para la asignación provisional de los derechos de ayuda, que pasarán a ser definitivos previa solicitud del titular. Los pagos de las ayudas correspondientes al presente año se efectuarán entre el 1 de diciembre de 2006 y el 30 de junio de 2007.

Dificultades para el tabaco

Más delicada es la situación en el tabaco, sobre todo tras la reforma de la OCM de este cultivo, que contempla un período de transición hasta la desvinculación total de las ayudas a la producción que comienza en 2006 y terminará en 2009. A partir de ahí al menos el 40% de las ayudas pasarán a un pago único por explotación desacoplado de la producción y conservará hasta un 60% como pagos vinculados a la producción. A partir de 2010, las ayudas estarán totalmente disociadas de la producción, transfiriéndose la mitad de las ayudas al sistema de pago único por explotación y la mitad restante, al apoyo a la reestructuración de las regiones productoras de tabaco con arreglo a la política de desarrollo rural.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de enero de 2006

Más información