Rusia aumenta las presiones sobre Ucrania en la 'guerra del gas'

Yúshenko asegura que Kiev nunca aceptará el precio que exige Mosc ú

Rusia dio ayer una nueva vuelta de tuerca al contencioso que mantiene con Ucrania. Mientras en Moscú proseguían las negociaciones bilaterales sobre el precio del gas, sin que se alcanzara un acuerdo, la guerra comercial y verbal entre los dos países se amplió con la prohibición temporal de entrada a Rusia de los productos cárnicos que pasan por Ucrania y la moratoria a la compra de tuberías ucranias por Gazprom, el gigante del gas ruso.

Más información

Los presidentes ruso y ucranio, Vladímir Putin y Víctor Yúshenko, se pronunciaron ayer sobre el tema. Si Yúshenko se mostró inflexible y declaró que Kiev jamás aceptará un ultimátum ni pagará un precio que pretende ser una provocación de Moscú, Putin propuso dar un crédito para que Ucrania pueda pagar el gas ruso a precios de mercado.

"Por ningún motivo aceptaremos pagar 230 dólares (185 euros) por cada mil metros cúbicos de gas ruso. Ucrania nunca aceptará ese precio. Es un precio de ultimátum que no ayuda a la comunidad de nuestras economías, pueblos y Estados. Es un precio de provocación", declaró Yúshenko, agregando que había dado instrucciones para que el Gobierno adopte una "posición firme" en este asunto. Al mismo tiempo, aseguró que "ni una sola familia ucrania pasará frío este invierno y por supuesto que tampoco se paralizará la industria".

Una delegación ucrania encabezada por el ministro de Energía, Iván Pachkov, se encuentra en Moscú negociando con su homólogo ruso Víctor Jristenko, pero al ver que no había progreso, el presidente Putin invitó a ambas delegaciones a continuar conversando en su residencia de Novo-Ogarióvo, en los alrededores de Moscú. Allí, el líder ruso propuso dar un crédito de 3.600 millones de dólares a la compañía de gas ucrania, Nevtegaz.

Los ucranios proponen por su parte pagar 85 dólares por mil metros cúbicos y elevar el precio del tránsito a 1,75 dólares por mil metros cúbicos. Kiev sostiene que los sistemas de transporte de gas de Rusia y Ucrania no están preparados para "pasar a un fórmula clásica de relaciones de mercado" y pide un periodo de transición hasta el próximo primero de abril.

Limitaciones

Pero el Kremlin insiste en que el precio debe ser de 230 dólares y al mismo tiempo aumenta la presión sobre Ucrania. A partir de hoy el Servicio Federal de Control Veterinario y Fitosanitario impone una serie de limitaciones temporales a la importación de productos agropecuarios desde Ucrania debido a las numerosas "infracciones serias e incumplimiento de las exigencias veterinarias rusas". Gazprom, por su parte, acaba de introducir una moratoria a la importación de tuberías ucranias motivada por las acusaciones de que Kiev utiliza metal radiactivo proveniente de Chernóbil. "Mientras no obtengamos pruebas contundentes de que no se usa metal radiactivo en la fabricación de tuberías, Gazprom no comprará producción sospechosa", anunció el monopolio del gas ruso.

Por último, Rusia hizo una jugada magistral al enviar una delegación encabezada por el presidente de Gazprom, Alexéi Miller, en un viaje relámpago a Turkmenistán, donde firmó un contrato para comprar en 2006 30.000 millones de metros cúbicos de gas a 65 dólares por mil metros cúbicos (este año le compró muchísimo menos: 4.500 millones a 44 dólares). Moscú ha adquirido así prácticamente todo el gas que Turkmenistán puede exportar en el primer trimestre. Esto puede crear problemas a Ucrania, que es el principal consumidor del combustible turkmeno, ya que Kiev todavía no ha firmado con Ashgabat el acuerdo definitivo para la compra de combustible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 29 de diciembre de 2005.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50