Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

54 hospitales aportan el primer registro de linfomas

Cada año se diagnostican en España entre 10 y 11 casos nuevos de linfoma por cada 100.000 habitantes, de los que el 79,4% corresponden a linfoma no Hodgkin (LNH) y el 18,9% a linfoma Hodgkin (LH), los dos grandes grupos en los que se clasifica este tumor del sistema linfático. El 54,6% de los afectados son hombres y el 45,5% mujeres y, aunque es más frecuente en la zona norte de la Península que en la centro o en la sur, no existe un patrón claro sobre estas diferencias. Estas son algunas de las conclusiones del primer Registro Español de Linfomas (RELINF).

"El registro es una fotografía del linfoma en España que recoge por primera vez la incidencia y distribución de todos los tipos de este tumor que se reconocen hoy. Hasta ahora, teníamos que recurrir a bibliografía extranjera, en la que tampoco estaban considerados todos los subtipos y, por fin, disponemos de una casuística nuestra con las entidades actuales", dice Reyes Arranz, hematóloga del hospital de La Princesa de Madrid y una de las autoras del RELINF.

"Esta información es muy útil para los médicos, porque con ella pueden clasificar la enfermedad y administrar el mejor tratamiento", añade Reyes Arranz.

En la elaboración y recogida de los datos de este registro, realizado del 1 de enero al 31 de diciembre de 2003, han participado 54 hospitales, públicos y privados, de 11 provincias correspondientes a nueve comunidades autónomas en las que se han diagnosticado 1.640 casos nuevos de linfoma en adultos (mayores de 14 años). La información recogida corresponde a una población de más de nueve millones de habitantes.

"Los datos más relevantes destacan que la incidencia del linfoma en España se sitúa entre 10 y 11 casos por 100.000 habitantes, cifra que se aproxima a la media europea, estimada entre 12 y 15 casos. Un dato importante de este registro es que la frecuencia del linfoma es ligeramente superior en las mujeres respecto de lo descrito en otros registros españoles o europeos, y se acerca más al patrón y se asemeja a la situación de EE UU. Además, el número de casos no clasificados o de diagnóstico dudoso se ha reducido al 1,5%, lo que indica el gran nivel de la hematología y la oncología en España", apunta Rafael Gabriel Sánchez, epidemiólogo y coordinador del RELINF.

Según José María Fernández Rañada, presidente de la Fundación Leucemia y Linfoma, este registro "debería repetirse dentro de seis u ocho años para comprobar si hay variaciones en la incidencia, ver cómo ha evolucionado la enfermedad, conocer cómo es la asistencia diaria o qué tratamientos reciben los pacientes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de diciembre de 2005