Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los suizos vetan en referéndum el cultivo o cría de transgénicos por cinco años

Los suizos apoyaron ayer la propuesta para retrasar durante cinco años la autorización para utilizar Organismos Genéticamente Modificados (OGM) en su agricultura. Según los cálculos facilitados por las autoridades helvéticas sobre el resultado del referéndum celebrado ayer, el 55% de los votos son favorables a la iniciativa "Por alimentos producidos sin manipulaciones genéticas", que fue impulsada por grupos ecologistas y agricultores biológicos.

La moratoria -que fue rechazada por el Ejecutivo y por el Parlamento-, también prohíbe a los suizos criar animales transgénicos en sus granjas. Sin embargo, no prohíbe la importación de alimentos derivados de OGM, como el maíz inmune a las plagas, soja resistente a los herbicidas, tomates capaces de crecer en suelo salinizado, frambuesas que aguantan las sequías y/o las heladas o patatas con menor capacidad de absorción del aceite en la fritura.

La propuesta que el pueblo suizo aceptó tras varias semanas de agrios debates, fue lanzada en febrero de 2003, con el respaldo de 82.000 firmas -se necesitan 50.000 para iniciar un procedimiento de este tipo. Sus impulsores festejaron ayer la respuesta popular, argumentando que la legislación actual en la materia "no es lo suficientemente estricta". Los adversarios, por el contrario, sostuvieron que la ley tal como está redactada actualmente protege a los consumidores, ya que les garantiza el derecho de elegir entre alimentos con o sin OGM. La moratoria estará en vigor hasta el 27 de noviembre de 2010.

En los días previos al referéndum, la Cámara de diputados se había pronunciado sobre esta iniciativa con un empate técnico: 92 votos a favor y 92 en contra. Sólo el voto de su presidenta, Teresa Meyer, al votar en contra, hizo caer la balanza en favor del rechazo. En el Senado, también había triunfado el no con 35 votos contra 10. Al comentar el resultado del referéndum, el ministro de Economía, Joseph Deiss dijo que el Gobierno -que también se había mostrado contrario a la moratoria- "no pondrá problemas" a su aplicación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de noviembre de 2005