Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez y Kirchner refuerzan su cooperación contra el ALCA

Los dos presidentes firman el "pacto americano del siglo XXI"

Los presidentes Néstor Kirchner, de Argentina, y Hugo Chávez, de Venezuela, se reunieron ayer en la ciudad venezolana de Puerto Ordaz, al sur del país, y acordaron darle mayor impulso a las florecientes relaciones comerciales de estos dos países suramericanos, aliados además en su oposición a la implantación del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), que promueve Estados Unidos.

Los dos presidentes firmaron ayer la Declaración del Orinoco, que hace mención al río más grande de Venezuela, y ambos coincidieron en afirmar que se ha dado "un salto cualitativo" en las relaciones bilaterales y en el desarrollo de América latina. "Estamos construyendo un nuevo amanecer para la región", dijo Kirchner.

Chávez subrayó las palabras de su colega, señalando que "el salto cualitativo es tan alto como el Salto Ángel", refiriéndose a la mayor caída de agua del mundo, ubicada, igual que Puerto Ordaz, en el estado de Bolívar, al sur de Venezuela.

En la declaración conjunta, los presidentes manifestaron su determinación de buscar todas las convergencias posibles para la integración latinoamericana y caribeña, en lo que calificaron como "el nuevo pacto americano, el pacto del siglo XXI".

En las palabras que cada uno pronunció al cierre del acto, se hizo evidente la coincidencia de ambos en los objetivos estratégicos y, al mismo tiempo, la diferencia en el enfoque. Kirchner explicó que cree en la integración sin asimetrías ni subsidios injustos, con justicia y con equidad, pero aclaró que hace este planteamiento sin tintes ideológicos. "Queremos que nos tomen como pueblos serios, más allá de las visiones ideológicas que tenga uno u otro presidente", dijo.

Chávez, por su parte, insistió en su visión antiimperialista, indicando que después de Mar del Plata ha arreciado la presión de Estados Unidos contra Venezuela por su posición adversa al ALCA. "Ya lo preveíamos, se desató la contra ola", dijo.

En la Declaración del Orinoco se incluyó el tema del gaseoducto suramericano, que trasciende obviamente la relación bilateral, pues debe incluir a otros países, como Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia. En términos más concretos, se acordó constituir una empresa mixta para el transporte y venta en Argentina de 5 millones de barriles anuales de gasóleo para usos industrial y automotor.

La reunión de los dos presidentes se produjo dos semanas después de la Cumbre de las Américas celebrada en la ciudad argentina de Mar del Plata, donde ambos mandatarios, junto a los de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva; Uruguay, Tabaré Vázquez; y Paraguay, Nicanor Duarte, echaron un pulso a Estados Unidos respecto a la pertinencia de acelerar los avances hacia la constitución del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005