Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Luis Pardo gana el Premio Nacional de Ensayo por 'La regla del juego'

El autor reivindica la filosofía y defiende su utilidad en el mundo contemporáneo

José Luis Pardo (Madrid, 1954), doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad Complutense, en la que es profesor, resultó ayer ganador del Premio Nacional de Ensayo por su obra La regla del juego (Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores, 2004), una sobresaliente y apasionada iniciación a la filosofía que reflexiona sobre su dificultad y defiende su utilidad. Pardo señaló ayer a este diario que considera el premio una reivindicación de la filosofía y recordó que ésta "atraviesa un momento delicado en los planes de estudio y en la propia cultura del libro".

MÁS INFORMACIÓN

El Nacional de Ensayo lo concede el Ministerio de Cultura para distinguir la obra de un autor español, escrita en cualquiera de las lenguas oficiales del Estado y editada en 2004. La dotación del premio es de 15.000 euros.

"Insisto en que mi libro es una iniciación y no una introducción", dijo ayer José Luis Pardo. "Ofrece una entrada en la filosofía al que quiera hacer el esfuerzo de entrar en ella". Pardo destacó cómo la filosofía estima más fructífero tratar de las dificultades y de los problemas que de las soluciones, algo de lo que ya se ocupan, por ejemplo, dijo, la economía y la técnica, y valoró la importancia de ese enfoque en la sociedad actual.

El título del libro, La regla del juego, recordó, hace referencia a la conocida alegoría con la que Wittgenstein explicaba la tarea de los filósofos: Un explorador trata de establecer el catálogo de las reglas de un juego de unos nativos sin escritura. Él cree que se limita a recoger esa práctica, pero al hacerlo está transformando de hecho el juego. Hay dos juegos, pues, la teoría y la práctica, y la filosofía es el esfuerzo por entender su irreductible diferencia y su articulación.

La dificultad de aprender realmente algo, de entender el armazón del juego, tan consustancial a la filosofía, es el tema central de la obra. Para Pardo, la filosofía es investigación y riesgo y no sabemos en última instancia si sirve o no, "pero así es el juego".

El libro, subtitulado Sobre la dificultad de aprender filosofía, incluye asuntos clásicos como los Diálogos de Platón, pero no duda en introducir referencias tan populares como las canciones de los Beatles.

El autor entiende que el premio significa una "reivindicación de la filosofía" en un momento en que la cultura humanística en general sufre un retroceso, afirmó, en el mundo académico y en la edición, a causa del mercantilismo. Y recordó que hay filosofía porque se escribe y se estudia".

José Luis Pardo considera que para el hombre de la calle la filosofía juega un papel esencial porque le enseña a ver cuáles son los verdaderos problemas de su tiempo. "Eso es más difícil de lo que pueda parecer", subraya, "cuando el individuo está continuamente rodeado de gente que presenta o promete soluciones". Y recalca: "Tan importante o más que ofrecer soluciones es detectar cuáles son los problemas".

El autor premiado hace referencia a la relación de la filosofía con la política y con la poesía (entendida ésta en sentido amplio y no como género literario concreto), uno de los temas fundamentales de La regla del juego. "En el libro rastreo esas relaciones y señalo la dimensión independiente de la filosofía; poesía y política son dos dimensiones necesarias, pero no hay que confundirlas, la filosofía no es una síntesis, un todo en un solo tomo".

José Luis Pardo es autor de, entre otras obras, Transversales, La metafísica, Sobre los espacios: pintar, escribir, pensar, Las formas de la exterioridad, la intimidad o Las afueras: siete visiones de la vida metropolitana. Ha traducido la obra de varios filósofos y colabora en diversos medios de comunicación.

El jurado del Premio Nacional de Ensayo que ha galardonado a José Luis Pardo estaba presidido por Rogelio Blanco, director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, y compuesto por Rosario Álvarez, de la Real Academia Gallega; Jon Kortazar, de la Real Academia de la Lengua Vasca; Enric Argullol, del Instituto de Estudios Catalanes; Paula Izquierdo, de la Asociación Colegial de Escritores; Pilar Castro, de la Asociación Española de Críticos Literarios; Rosa María Rodríguez, Javier Echevarría, Jesús Moreno, Ana María Leyra y Javier Gomá, premiado en 2004.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de octubre de 2005