Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Contra la manipulación

Ian Gibson no ha tocado ni una sola línea de la versión original de su libro sobre Paracuellos. Lo que sí ha hecho es incluir un breve prólogo que se inicia con esta frase: "Las heridas de la Guerra Civil sólo se curarán definitivamente cuando ambos bandos acepten la verdad de lo que pasó en sus respectivas retaguardias durante la contienda fratricida".

Lo que viene después son una serie de observaciones sobre el libro Paracuellos-Katyn. Un ensayo sobre el genocidio de la izquierda (Libroslibres, 2005), de César Vidal. Reproduce, por ejemplo, una cita: "Hay que fusilar en Madrid a cien mil fascistas camuflados, unos en la retaguardia, otros en las cárceles. Que ni un quinta columna (sic) quede vivo para impedir que nos ataquen por la espalda. Hay que darles el tiro de gracia antes de que nos lo den ellos a nosotros".

Como explica Gibson, Vidal señala que esta cita procede de un texto aparecido en el diario madrileño La Voz del día 3 de noviembre de 1936. Pero el hispanista irlandés ha mirado todas las páginas del diario de ese día, y la frase no aparece en ninguna de ellas. Sí se publicó, en cambio, un editorial (que Gibson reproduce prácticamente íntegro) en el que se puede leer: "Madrid será diezmado. De su millón de habitantes perecerá la décima parte". "Los 100.000 republicanos en peligro, según el diario, se convierten ahora en ¡100.000 fascistas cuya eliminación se recomienda desde las columnas del mismo!", escribe Gibson, y señala poco después refiriéndose a Vidal: "Lo menos que se puede pedir a un investigador es que compruebe sus fuentes y las cite correctamente".

Gibson, autor de obras de intachable prestigio -como Vida, pasión y muerte de Federico García Lorca o La vida desaforada de Salvador Dalí, por sólo citar dos de sus biografías clásicas-, se refiere a otros detalles de la manera de proceder de César Vidal. Rescata, por ejemplo, otra cita que Vidal toma de Milicia Popular. Diario del quinto regimiento de Milicias Populares: "En Madrid, hay más de mil fascistas presos, entre aristócratas, militares, plutócratas y empleados... ¿Cuándo se les fusila?". Gibson observa que los tres puntos corresponden a una frase suprimida por Vidal: "A todos ellos se les ha comprobado su participación más o menos directa en el movimiento criminal que pretendía hundir a España en la más feroz barbarie".

Cuenta también que Vidal se refiere a que en un número de aquellas fechas -alrededor del 5 de noviembre-, el diario comunista Mundo Obrero "publicó su Retablo de ajusticiables", entre los que figuraba mucha gente de creencias religiosas e incluso "esa cucaracha asquerosa" que no era otra que Niceto Alcalá Zamora, antiguo presidente de la República. Gibson dice haber buscado, en los números de aquellos días de ese diario, semejante retablo y confiesa no haberlo encontrado.

"Cuando se habla de culpabilidades", comenta Gibson, "lo menos que se puede exigir de un historiador es que cite la fuente exacta. Desacreditar al otro, sin sostener las acusaciones en fuentes contrastadas, es inaceptable en una democracia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de septiembre de 2005