Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa de las Conchas pasa a Patrimonio tras una permuta con la Junta andaluza

La Junta de Andalucía y el Gobierno central han acordado que la Casa de las Conchas, edificio de Salamanca del siglo XVI catalogado como monumento nacional, pase a ser propiedad de Patrimonio del Estado. El edificio funciona como biblioteca pública desde 1993 y fue entregado cuatro años después al Ejecutivo andaluz por sus propietarios, con residencia fiscal en Sevilla, como pago de impuestos de una herencia en la que figuraba el monumento. El acuerdo se cerrará como una permuta con Patrimonio en la que el Ejecutivo andaluz logrará la propiedad de la sede del Banco de España en Granada, que se destinará a usos administrativos.

La Junta andaluza remitirá esta semana un proyecto de ley al Consejo Consultivo para poner en marcha la permuta, según indicaron ayer fuentes autonómicas. La negociación se ha desarrollado con el Gobierno central y la Junta de Castilla y León, aunque el acuerdo de intercambio sólo se formalizará con Patrimonio, propietario del edificio que interesa al Ejecutivo andaluz. La Casa de las Conchas, cuya fachada es una de las muestras más reconocidas del arte civil del siglo XVI en España, era propiedad del conde de Santa Coloma, que en 1967 cedió su uso al Ayuntamiento de Salamanca.

El consistorio salmantino traspasó ese derecho de uso al Gobierno para que rehabilitara el edificio, cuyo interior estaba en mal estado, y desarrollara un proyecto cultural. Tras desechar su uso como sede de un museo de artes y costumbres populares, en 1980 se decidió utilizar la Casa de las Conchas como biblioteca pública. Pero sus puertas siguieron cerradas aún 13 años más.

La complicada obra de rehabilitación, encargada a los arquitectos Víctor López Cotelo y Carlos Puente (reconocida después con un premio Europa Nostra), duró casi un lustro y costó al Ministerio de Cultura más de siete millones de euros. A finales de 1993 se inauguró como biblioteca pública, gestionada por la Junta de Castilla y León, con más de 44.000 volúmenes catalogados. Un uso que la Junta de Andalucía respetó cuando se hizo con su propiedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de septiembre de 2005