Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

ICV rechaza el Plan de Energía por "incumplir flagrantemente la ley"

"Ni se cumple con Kioto ni se contempla el cierre de las nucleares", critica

ICV-EA rechaza el Plan de Energía de Cataluña (PEC) porque "incumple flagrantemente la ley", manifestó ayer su portavoz, Joan Boada, durante la presentación de las alegaciones de su grupo al PEC. El portavoz de la formación ecosocialista denunció que el plan es "inadmisible" porque, entre otras cuestiones, incumple dos grandes compromisos medioambientales: "el Protocolo de Kioto y el desmantelamiento progresivo de las centrales nucleares".

Boada explicó que el Protocolo de Kioto autoriza a España a incrementar sus emisiones contaminantes el 15% hasta 2010. Pero, "si se sigue lo establecido en el PEC", en ese año las emisiones "habrán aumentado el 100%" en relación con los niveles que había en 1990, año de referencia según el protocolo. El PEC, por otra parte, "no hace ninguna propuesta de cierre de las centrales nucleares", se quejó Boada. "Sólo se limita a describir cuál es su vida útil", añadió. Por eso, "da la impresión de que el plan" -que se encuentra en periodo de consulta popular- "no contempla un cambio radical del actual modelo energético para basarlo en energías renovables que fomenten el ahorro y la eficiencia energética".

Para fomentar este ahorro y eficiencia, Boada reclamó "un plan de choque" (2006-2010) que, entre otras medidas, contempla la imposición de tarifas mediante la facturación por tramos, similar a la empleada en el suministro del agua, así como la creación de la Agencia Catalana de Energía. Este organismo "se encargaría de determinar a qué sectores y energías no renovables se ha de aplicar una fiscalidad progresiva" como medio para "aumentar la eficiencia y disminuir la intensidad energética", explicó.

Este plan de choque también aboga por impulsar el transporte público "con la mejora de redes ferroviarias". Según un estudio de la Plataforma por el Transporte Público (PTP), "un trasvase de un 5% del tráfico privado al transporte público produciría un ahorro energético del 3,1%". Por ello, ICV recomienda no aprobar el PEC "hasta que no se aprueben las políticas de movilidad, previstas en la ley de 2003".

En las alegaciones no se hace referencia a la interconexión eléctrica con Francia al considerar que "debe quedar fuera del plan" y ser objeto de "debate nacional" para decidir "cuál es la cantidad de energía necesaria y por dónde ha de pasar", señaló Boada. "ICV considera que no hace falta una nueva interconexión", afirmó. En su lugar defendió la construcción de dos centrales de ciclo combinado de 100 megavatios para garantizar la alimentación del AVE y el suministro de la provincia de Girona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de julio de 2005