Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud regulará los centros y a los profesionales de terapias naturales

Más de 6.000 practicantes deberán acreditar sus conocimientos

La Generalitat está decidida a regular la actividad y definir las competencias de los profesionales y los centros que practican terapias naturales en Cataluña. Un decreto que entrará en vigor el próximo año obligará a los 6.000 profesionales en activo, según cálculos de la Generalitat, a acreditar sus conocimientos y superar una formación específica, si es necesario, en el plazo de un año.

Casi un tercio de la población catalana ha recurrido alguna vez a la terapia natural. El futuro decreto que regulará estas técnicas alternativas a la medicina convencional establecerá un único programa formativo para cada una de las terapias naturales y señalará los requisitos necesarios para acceder a esta formación.

La consejera de Salud, Marina Geli, afirmó ayer que la normativa permitirá que "una situación alegal" convierta a la mayoría de los profesionales de terapias naturales en "prácticos reconocidos por la Administración" y facilitará el descubrimiento de prácticas intrusistas, que "serán perseguidas y sancionadas por ilegales".

El programa de regulación ha dividido las terapias en cuatro grupos: criterios homeopáticos, criterios naturistas, medicina tradicional china y acupuntura y terapias manuales.

El Instituto de Estudios de la Salud se encarga de definir las competencias, el currículo formativo y el certificado de conocimientos. Este instituto elaborará las guías de formación correspondientes. La Dirección General de Recursos Sanitarios deberá crear el registro y dará la autorización a los profesionales sanitarios y de los centros donde se practiquen terapias naturales. Los profesionales del ramo tendrán que superar un control de evaluación cada cinco años.

Los profesionales también estarán obligados a informar por escrito y de forma comprensible de la práctica parasanitaria que van a realizar y sus indicaciones y posibles contraindicaciones.

Rafael Manzanera, director general de Recursos Sanitarios, explicó que es "la primera vez que se plantea una regulación integral de estas prácticas, aunque será necesario un equilibrio" en los criterios de formación. De momento, las personas que se formen como practicantes de terapias naturales tendrán un título de personal sanitario no reglado, pero el Departamento de Salud espera que en el futuro estos estudios puedan ser ciclos formativos. La Generalitat prevé que los registros empiecen en la primavera de 2006.

Acupuntores y homeópatas

El vicepresidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Francesc Ferrer, recordó ayer que su institución ya instó a una regulación del sector de las terapias naturales. Sin embargo, el colegio aboga por una delimitación de las competencias de los profesionales parasanitarios.

Ferrer afirmó que, pese a los contactos establecidos con el Departamento de Salud, el Colegio de Médicos de Barcelona no ha participado en la elaboración de los primeros documentos. Isabel Giralt, presidenta de la sección de acupuntores del Colegio de Médicos, aseguró que estas propuestas "no se han hecho con rigor y no hay consenso". Giralt mostró su desacuerdo con el hecho de que la homeopatía y la acupuntura sean ejercidas por profesionales no sanitarios. "No creemos una profesión no sanitaria nueva", advirtió.

Experiencia en Mataró

La Generalitat no tiene intención de incluir las terapias alternativas en el catálogo de prestaciones de la sanidad pública, pero no descarta pruebas piloto. El Hospital de Mataró iniciará este mes una experiencia para aplicar la homeopatía, la osteopatía y la acupuntura a enfermos de cáncer y personas con dolor de espalda crónico o laboral.

El objetivo de esta prueba piloto, de tres años de duración, es conocer la efectividad de estos programas para mejorar los síntomas físicos y el bienestar psicológico en un entorno de medicina convencional y con una financiación pública. La prueba será realizada por tres tipos de profesionales: médicos, otros profesionales sanitarios y practicantes de terapias naturales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de julio de 2005

Más información