La UE prohíbe a España usar el término 'bio' en productos no ecológicos

España deberá prohibir el término bio para productos, como yogures, zumos y postres lácteos, que no procedan de la agricultura ecológica o biológica. Un dictamen del Tribunal de Justicia de la Unión Europea así lo ha establecido tras determinar que España contraviene en este sentido las normas comunitarias sobre etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimentarios. En la actualidad, en España se comercializan con la etiqueta de bio alimentos que no han sido obtenidos a través de este tipo de agricultura. Con esta prohibición se pretende que los consumidores puedan identificar los productos biológicos, se "eviten ambigüedades" sobre el significado de ese término y que se comercialicen los alimentos ecológicos y biológicos "sin confusiones", ha señalado la Comisión Europea.

La legislación nacional ha permitido hasta ahora utilizar el término bio en alimentos que no respetan las exigencias de la agricultura ecológica. Un real decreto aprobado en mayo de 2001 estableció una diferencia entre los términos biológico y ecológico. El decreto designó la palabra ecológico para aquellos alimentos que han seguido un proceso de fabricación natural: sin pesticidas, ni productos químicos, ni aditivos, ni conservantes, y sin manipulación genética. Y dejó, en cambio, libertad al uso del término bio, biológico y orgánico, pues entiende que el consumidor no identifica esta palabra con un método de producción natural.

Este decreto contó desde el principio con la oposición del sector. Ayer, la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) reclamó al Ministerio de Agricultura que modifique de forma urgente este decreto. FACUA denunció en noviembre de 2000 a varias empresas (J. García Carrión, Central Lechera Asturiana, Gullón, Nestlé, Pascual, Industrias Rodríguez y Biocentury) por vulnerar la normativa comunitaria al comercializar productos con denominación bio sin proceder de la agricultura ecológica. La liberalización del término aprobada posteriormente por el Gobierno español provocó, sin embargo, que esos y otros "muchos falsos bio" siguiesen en el mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 14 de julio de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50