Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas europeas apuestan por Latinoamérica pese a los riesgos

Las inversiones españolas en la zona representan cerca del 40%

A las empresas europeas les atrae más el potencial de los países latinoamericanos que los riesgos macroeconómicos de la zona, según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). No obstante, las empresas europeas señalan a Argentina y Venezuela como los dos países latinoamericanos con más trabas regulatorias e institucionales. España lidera las inversiones en la zona, con cerca del 40% del total.

Las empresas europeas que invierten en Latinoamérica y Caribe asumen los riesgos macroeconómicos, regulatorios e institucionales y los consideran "inherentes" a la región, según un informe presentado ayer por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El representante especial en Europa del BID, Carlo Binetti, explicó que actualmente "el entorno es más estable y menos volátil. En la región se dan las circunstancias para seguir creciendo".

Pero aún existen algunos obstáculos. Las empresas europeas señalan a Argentina y Venezuela como los dos países del área que presentan más obstáculos regulatorios e institucionales. No obstante, el estudio aclara que estos casos no son extrapolables al resto de países de América Latina.

Binetti apuntó cómo las reformas estructurales emprendidas por los países latinoamericanos en la década de los noventa han servido para el fortalecimiento de las instituciones; entrar en un mercado de libre comercio; y para establecer un sistema bancario y financiero más solvente.

El representante del BID destacó que las remesas de los inmigrantes han alcanzado 45.000 millones de dólares, lo que supone "un caudal de recursos que se han constituido como una fuente muy importante".

Por su parte, Emilio Ontiveros, consejero delegado de Analistas Financieros Internacionales (AFI), grupo que elaboró el estudio, explicó que las inversiones extranjeras fortalecen las economías, son como el "colesterol bueno".

Europa es el principal inversor en América Latina y el Caribe, según Ontiveros. A finales de los noventa, cuando la inversión extranjera en la región alcanzaba su máximo, 62.000 millones de dólares, el esfuerzo europeo representaba el 63% del total. Además, España lidera la clasificación de las inversiones extranjeras directas (IDE) en Latinoamérica con cerca del 40% del total, estima Ontiveros.

La percepción de los inversores ha hecho la región "más volátil y más sensible ante los espamos del mercado de capitales", explica el ejecutivo de AFI. No obstante, "la capacidad de superar perturbaciones políticas sin menoscabar la estabilidad macroeconómica y asegurar el control de la inflación" es el síntoma más firme de recuperación de la credibilidad de la zona. Ontiveros explicó que "muchas empresas asumen estos riesgos propios de las IDE y las integran en sus sistemas de decisión, son los riesgos que arrastra la región".

Debilidad institucional

El informe destaca que los principales riesgos para las empresas con presencia en Latinoamérica son: la inestabilidad macroeconómica; inseguridad jurídica; ineficiencia del sistema judicial; y debilidad institucional. El estudio subraya la distinta percepción de los riesgos según los sectores y los países. Las empresas del sector de manufacturas señalan como uno de los mayores obstáculos el riesgo macroeconómico. Las del sector servicios e infraestructuras apuntan a los riesgos regulatorios e institucionales, por tratarse de un sector muy regulado.

En cuanto a los riesgos específicos, las empresas manufactureras denuncian los problemas arancelarios, barreras fiscales y escasa protección de la propiedad intelectual. El sector servicios y de infraestructuras señalan a la competencia desleal y las dificultades de cobro. Y las sociedades turísticas y de recursos naturales apuntan que los principales riesgos provienen de la falta de transparencia del marco regulatorio y de la legislación medioambiental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de julio de 2005