Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE promete 1.000 millones de euros al año para que los países pobres exporten más

La aportación se suma a la ayuda europea al desarrollo, que alcanza este año 46.000 millones

La Unión Europea se comprometerá hoy en Gleneagles a dar 1.000 millones de euros al año entre 2007 y 2013 para que los países menos desarrollados puedan aumentar sus exportaciones. El anuncio lo hará el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, que representa a la Unión en la reunión del G-8. Esa aportación se añade a la ayuda de la UE al desarrollo, que este año alcanzará los 46.000 millones, aunque la Unión quiere duplicarla en 2015. En estos momentos, las exportaciones de África representan menos del 2% del comercio mundial, cuando en 1980 eran el 6%.

África será el continente más beneficiado por esa iniciativa de Barroso, que visitó la semana pasada Suráfrica, Mozambique, República Democrática de Congo y Libia. Para el presidente de la Comisión, facilitar un aumento del comercio de productos africanos es el mejor camino para el desarrollo de la región. Sólo con un aumento del 1% de la cuota mundial de mercado, el África subsahariana conseguiría unos ingresos que supondrían siete veces las ayudas exteriores que recibe, según datos de Bruselas.

Buena parte de la ayuda para aumentar las exportaciones será destinada a mejorar las infraestructuras, modernizar las aduanas, elevar los estándares sanitarios, aportar asesoramiento en las negociaciones ante la Organización Mundial de Comercio o luchar contra la corrupción. Los 1.000 millones de euros anuales de los presupuestos de la UE para esos fines se suman a los 250 que aportan los países europeos bilateralmente. La ayuda global europea para mejorar el comercio de los países en desarrollo varía cada año, pero en algunos ejercicios se aproxima a los 700 millones.

Bruselas considera que la globalización, junto con los subsidios en el mundo desarrollado, perjudica a unos países que no están en condiciones de competir en un mercado global, por lo que es indispensable que reciban ayudas para aumentar sus exportaciones. Mozambique, Ghana y Uganda son los ejemplos que menciona la Comisión dentro de los más vulnerables. Barroso asegura que la UE es hoy el mercado más abierto para los países en desarrollo. "Pero estamos decididos a hacer más", tiene previsto señalar hoy en Gleneagles.

Frente a esa apertura de mercados, una de las habituales críticas a la UE consiste en que los subsidios a los agricultores europeos convierten en muy poco competitivos los productos procedentes de los países en desarrollo. Es uno de los argumentos que utiliza ahora Londres para reducir el presupuesto destinado a la Política Agrícola Común (PAC).

Desde 1980, según la Comisión, el comercio entre la UE y los países en desarrollo se ha triplicado. Una quinta parte de todas las exportaciones de esos países va a Europa, que absorbe casi el 70% de las ventas de productos agrícolas. El 79% de esas importaciones entran en el continente sin tasas o con aranceles muy reducidos. La UE se comprometió a aportar en 2010 a los países en desarrollo el 0,56% de su PIB, lo que situará la ayuda al desarrollo en 66.000 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de julio de 2005