CRISIS EN BOLIVIA

Tres candidatos a la sucesión

La renuncia del presidente Carlos Mesa, la tercera presentada al Congreso, vuelve a plantear el problema de la sucesión tal como lo establece la Constitución. De acuerdo con ésta, corresponde asumir la Jefatura de Estado al presidente del Senado; si declinara, al presidente de la Cámara de los Diputados y, si también lo rechazara, al presidente del Tribunal Supremo de Justicia.

El presidente del Tribunal Supremo es el único habilitado para convocar nuevas elecciones presidenciales, siempre y cuando se haya cumplido menos de tres años del periodo constitucional. Puede convocar elecciones legislativas siempre y cuando se hayan cumplido los tres años. Los tres años del actual periodo gubernamental se cumplen el próximo 6 de agosto.

La asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA), reunida en Florida (EE UU), siguió ayer muy de cerca la situación en Bolivia, al igual que España. El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, conversaron ayer telefónicamente y coincidieron en analizar con preocupación lo sucedido, informa Peru Egurbide. Ambos coincidieron también en apostar por una solución respetuosa con la Constitución que evite la violencia y acordaron seguir en estrecho contacto, al igual que hicieron con la crisis de Ecuador.

La Constitución prevé que el presidente de la Cámara de Senadores boliviana, Hormando Vaca Díez -que representa a Santa Cruz por el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR) del ex presidente Jaime Paz Zamora- se convertiría en el nuevo presidente si el Congreso acepta la renuncia de Mesa. Si declinara, asumiría el cargo el presidente de la Cámara de los Diputados, Mario Cossío, del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

La propuesta del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales, que parece coincidir con la de los obispos católicos que buscan el consenso, es que asuma el cargo el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Eduardo Rodríguez, para que convoque nuevos comicios y que se pueda contener la insurrección popular. Los partidos políticos tradicionales, como el MIR, el MNR y la Nueva Fuerza Republicana, no están interesados en ir a elecciones en el corto plazo por el descrédito que no han logrado superar.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS