Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre rectifica la promesa de una espera quirúrgica máxima de 30 días

Simancas acusa a la presidenta de "maquillar y falsear" los datos

La presidenta regional, Esperanza Aguirre, rectificó ayer su compromiso de reducir a 30 días el tiempo máximo de espera para los pacientes pendientes de ser operados. Durante la campaña electoral, la presidenta aseguró: "Dimitiré si dos años después [de convertirme en presidenta] un solo madrileño tarda más de 30 días en ser operado desde que el médico se lo prescribe". Pero ayer matizó que el cómputo sólo debe hacerse a partir de que el paciente haya pasado por varios especialistas y el último ya dictamine la operación.

Aguirre dio ayer un paso atrás en la Asamblea: ahora dice que el plazo máximo de 30 días comenzará a computarse sólo a partir de que "el último facultativo termine la última prueba" antes de que el paciente vaya a la mesa de operaciones. La presidenta respondía a la acusación que le hizo el portavoz del PSOE, Rafael Simancas, de "maquillar, falsear y manipular" los datos de las listas de espera quirúrgicas "para poder cumplir su compromiso".

Simancas acusó a Aguirre de haber cambiado el sistema de cómputo de los pacientes en lista de espera y explicó que si antes contaba también el preoperatorio, ahora sólo "se contabiliza desde que el anestesista finaliza las pruebas preoperatorias". "Si no le salen las cuentas el próximo noviembre, empezarán a contar desde el momento en que al enfermo le coloquen la mascarilla y le tumben en la camilla", concluyó Simancas.

En preoperatorio

Este cambio en el sistema de cómputo que realizó ayer la presidenta coincide con lo ideado por la Consejería de Sanidad para reducir el número de pacientes en la lista de espera quirúrgica. Desde el pasado enero, el cómputo ha cambiado: hasta entonces, Sanidad no incluía en los listados informáticos a los pacientes que estaban pendientes de preoperatorio. Desde la adecuación del sistema con el Registro Unificado de Listas de Espera Quirúrgica (RULEQ) y la entrada en vigor de la definición de lista de espera estructural el 15 de abril de 2005, no computan en la lista de espera quienes están pendientes de preoperatorio.

Con este nuevo sistema, el consejero de Sanidad, Manuel Lamela, fijó el pasado 20 de abril la espera media en 15,5 días, y la máxima en 50 días. Pero Simancas opina que estos datos son "una tomadura de pelo". "Creen que la gente es idiota", agregó.

A 31 de marzo de 2005, 19.446 pacientes habían sido excluidos de la lista por haberles surgido un imprevisto en el periodo preoperatorio, o bien porque ellos mismos habían rehusado ser atendidos en los quirófanos de otro hospital que no es de su agrado o de su confianza, lo que Simancas considera "una forma de manipulación de los datos".

El líder del PSM acusó a la presidenta de "creerse su propia propaganda" y le instó a que "si no quiere dimitir, que admita que dijo una estupidez para ganar las elecciones". Pero Aguirre replicó diciendo que a Simancas "se le nota demasiado la rabia" que le ocasiona que ella pueda cumplir con su compromiso. La presidenta afirmó que había lanzado "un órdago" cuando hizo aquella promesa y confesó que en aquel momento le aconsejaron que se comprometiera sobre la espera media. "Pero yo dije que sería la espera máxima", apostilló.

Según Aguirre, el 87% de los 16.162 pacientes en lista de espera -menos de los que han sido apartados a 31 de marzo por problemas en el preoperatorio o por rehusar ser atendidos en otro hospital- "esperan menos de 30 días en ser operados". La presidenta manifestó que entre los meses de enero y marzo se han realizado 68.296 operaciones en la Comunidad, lo que significa 11.000 más que en el mismo periodo del año pasado. De estas intervenciones, 5.000 se han realizado en centros privados, y el resto, en hospitales públicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de junio de 2005