Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arte contemporáneo deja su huella en el gótico de la catedral de Burgos

Carmen Calvo y Miquel Navarro exponen dos retablos en el claustro bajo

Con el objetivo de recuperar la relación histórica de los artistas y la Iglesia, la catedral de Burgos, monumento clave del gótico español, comienza un programa inédito dedicado al arte contemporáneo. Carmen Calvo y Miquel Navarro son los dos artistas que inauguran hoy el proyecto, patrocinado por Caja de Burgos. Comisariada por Rafael Sierra, la exposición Siglo XXI, arte en la catedral pretende devolver el vigor contemporáneo al arte religioso.

En una capilla del claustro bajo de la catedral están instaladas desde hoy dos obras de Miquel Navarro y Carmen Calvo que muestran su interpretación de una de las grandes modalidades del arte religioso: el retablo. Dos obras inéditas, de 3 por 2,50 metros aproximadamente, realizadas con pan de oro y técnicas tradicionales, y que incorporan su propia iconografía contemporánea. Junto a los retablos, ambos artistas han desplegado su obra, escultórica y fotográfica. Hasta el 26 de agosto Siglo XXI, arte en la catedral abre un programa de exposiciones que pretende recuperar una relación que durante siglos fue determinante.

"El papel de la Iglesia como mecenas, patrocinadora e impulsora de grandes obras de arte ha sido una constante desde los tiempos paleocristianos", señala el comisario de la exposición, Rafael Sierra. "Es quizá el momento de plantear una nueva confluencia de dos formas de espiritualidad, arte y religión". "Dos lenguajes diferentes que, sin embargo, abordan las mismas inquietudes de la humanidad", añade.

Así, Miquel Navarro (Mislata, Valencia, 1954) utiliza las referencias geométricas arquitectónicas habituales en su obra con elementos simbólicos de la liturgia. Además del retablo, ha instalado dos de sus ciudades, una de hierro y otra de aluminio, utilizando centenares de piezas. Al preguntarle dónde se sitúa en la relación arte-Iglesia el artista señala: "Me sitúo en la espiritualidad de mi trabajo, siempre teniendo en cuenta la ubicación de la obra. Si la ubicación es la Iglesia, habrá más referentes al tema eclesiástico, pero he hecho una obra que corresponde a mi ritmo".

"Desde 1996 he utilizado fondos de oro", explica Carmen Calvo (Valencia, 1950) sobre su retablo. "He incorporado objetos que hacen referencia a los apóstoles. Elementos como las llaves, la espada o el cuchillo que descifran a cada uno de ellos". Cuatro vitrinas de la artista completan su instalación. Una serie de objetos que recuerdan a los tradicionales exvotos. "Las piezas", explica Sierra, "tienen algo de memoria de la humanidad". "Recapitulan la vida y el cuerpo del ser humano". Finalmente, en una serie de fotografías situadas junto a los retablos, la artista trabaja sobre temas relacionados con la vida religiosa, desde la Pasión a escenas de bodas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de mayo de 2005