Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gabilondo publica sus entrevistas más reveladoras de los últimos 15 años

'Testigo de la historia' incluye charlas con González, Aznar, Ayala y Almodóvar, entre otros

Mirar a los ojos y saber escuchar. Es la fórmula que Iñaki Gabilondo utiliza para sacarle el máximo partido a las entrevistas periodísticas, siempre incisivas y certeras. El responsable del programa Hoy por hoy de la cadena SER relató ayer las peculiaridades de las conversaciones "sin red" que realizó, siempre en directo, en la radio y la televisión durante los últimos 15 años y que ahora ha trasladado a papel en el libro Testigo de la historia (Aguilar).

El diálogo que Iñaki Gabilondo (San Sebastián, 1942) mantuvo con el entonces presidente del Gobierno Felipe González el 9 de enero de 1995 en Televisión Española -con el GAL como telón de fondo- abre un volumen de más de 800 páginas que transcribe 64 conversaciones celebradas desde principios de los noventa con representantes de la política y la sociedad civil. El escritor Francisco Ayala y el ex ministro socialista Carlos Solchaga, dos de los personajes que saltan a las páginas de Testigo de la historia, arroparon ayer a Gabilondo durante la presentación del libro en el madrileño Círculo de Bellas Artes.

Mario Vargas Llosa, Terenci Moix, Pilar Miró, Elías Yanes, Florentino Pérez, Alejandro Sanz, Juan Luis Arsuaga, Pedro Almodóvar y Miguel López-Alegría son algunos de los seleccionados. Entre el amplio abanico político, las páginas cobijan las entrevistas realizadas a Manuel Fraga, Jordi Pujol, José Luis Rodríguez Zapatero, Alfonso Guerra, Xabier Arzalluz, Mariano Rajoy, Alberto Ruiz-Gallardón, Rodrigo Rato, Paulino Rivero, Pasqual Maragall y Josep Lluís Carod Rovira, entre otros.

El libro incluye cuatro conversaciones con José María Aznar, la última de ellas fechada el 18 de septiembre de 1996, pocos meses después de la entrada del líder del PP en La Moncloa. Preguntado por las circunstancias que llevaron a Aznar a no concederle más entrevistas desde que llegó al poder, Gabilondo respondió que el anterior jefe del Ejecutivo dejó de tener relación con la cadena SER "por un problema de empresa" que más tarde se agudizó por la "radicalizada" postura que adoptó el periodista ante "el tema vasco". Tras lamentar la "mala relación" entre Aznar y el Grupo PRISA (propietario de la SER), sostuvo que el ex presidente fue descortés, más que con la cadena radiofónica, con sus millones de oyentes.

"Santa ira"

El director y presentador de Hoy por hoy, que estuvo acompañado por Juan Cruz, confesó que le hubiera gustado entrevistar a "un gran jefe de ETA", pero que ni fue posible ni le dejaron; y que ahora desearía invitar a su programa a la Princesa de Asturias. Carlos Solchaga evocó la charla mantenida en el programa de TVE Gente de primera en abril de 1994 como "la más difícil" de su vida. "Yo iba un poco a la degollina. Sabía que me preguntaría si iba a dimitir, lo del gobernador del Banco de España... Y me encontré a un entrevistador poseído de una santa ira, indignado ante lo que había ocurrido".

Iñaki Gabilondo aprovechó la presentación del libro para analizar el estado de los medios de comunicación y dijo que en estos momentos "la información está empezando a tener grandes dificultades para superar la fuerza de la propaganda". Advirtió del peligro que entraña "jugar con los hechos" de la manera tan "escandalosa" como se está haciendo desde determinados sectores y confesó que le produce "amargura" comprobar que la gente pueda tener opinión sin información. Y más aún observar que se pueda tener opinión "en contra" de los hechos.

A la hora de abordar el trabajo periodístico, Gabilondo subrayó que una entrevista ha de realizarse con lealtad, honestidad y humildad. Al periodista le corresponde, en su opinión, el papel de "médium". Aseguró que el entrevistado es "alguien que tiene algo que comunicar" y que "siempre sabe más que el entrevistador", motivos por los que hay que acercarse a él con precaución y "arriesgándote a quedar ridiculizado".

Gabilondo recomendó acompañar mentalmente la lectura de Testigo de la historia de un reloj para comprender el corsé que supone el tiempo en la radio y en la televisión, un tic-tac que va marcando el ritmo inexorablemente. "El que pregunta no tiene oportunidad de ordenar lo más interesante y ponerlo al principio, y el que responde lo hace sabiendo que el reloj le persigue, que es prisionero de la fortuna o del infortunio con que se exprese en ese momento".

Cada uno de los personajes que se sientan delante de un micrófono o se exponen a una cámara de televisión acepta someterse a un "streeptease" y debe ser tratado de forma distinta porque "no hay un formato" que pueda ser utilizado como una plantilla. La famosa entrevista de TVE en la que el periodista le preguntó a Felipe González si organizó, autorizó o toleró la guerra sucia del GAL fue "muy potente" y "próxima al interrogatorio". Gabilondo admitió que la técnica utilizada fue una excepción porque el interrogatorio deber ser rechazado por la "insolencia intolerable" que representa. Pero alertó sobre la utilización de aquellas otras fórmulas "complacientes" hacia el invitado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de mayo de 2005